Tratamiento del edema pulmonar


Evidentemente el tratamiento implica tratar la enfermedad de base y unas medidas de mantenimiento que conllevan oxigenoterapia, si existe un descenso significativo de la PaO2.
En caso de fallo ventricular izquierdo el tratamiento conlleva balances negativos de líquido para lo que nos valemos de diuréticos; cloruro mórfico que aumenta la capacitancia venosa y disminuye la disnea, y cardiotónicos del tipo de la digital que mejoran la función ventricular izquierda.
En muchas ocasiones el fallo ventricular izquierdo coexiste con hipertensión arterial, en esta situación hay que manejar fármacos vasodilatadores.
Si no se consigue corregir la hipoxemia con la oxigenoterapia convencional se debe indicar ventilación mecánica que se puede iniciar con CPAP o BiPAP (ventilación mecánica no invasiva). Si a pesar de ella no se consigue controlar la hipoxemia, se ha de proceder a intubación traqueal y ventilación.
mecánica convencional. La presión positiva espiratoria (PEEP) aporta algunas ventajas en este tipo de situación: aumenta la presión alveolar y por tanto la extracapilar que se opone a la pérdida de líquido, disminuye el retorno venoso con lo que alivia la sobrecarga cardíaca y distiende unidades alveolares que se han colapsado por acúmulo de líquido y pérdida del surfactante alveolar.
En la enfermedad valvular cardiaca hay que evaluar la posibilidad quirúrgica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario