Traumatismos mediastinicos


La afectación más temible en los traumatismos torácicos es la de un gran vaso mediastínico o del corazón. Su presencia puede marcar el pronóstico vital del enfermo por ser lesiones de gran importancia y que además se suelen hallar en el contexto de grandes traumatismos con importantes lesiones asociadas torácicas o extratorácicas.
Traumatismo de grandes vasos mediastínicos. Puede afectar a aorta, vena cava superior, arterias y venas pulmonares o troncos supraórticos. Es más frecuente en traumatismos cerrados, si bien en sociedades de mayor conflictividad social o en situación bélica pueden verse, con frecuencia, por heridas
por arma de fuego o arma blanca. Sus síntomas pueden ser variables: dará lugar a un grave cuadro de shock hipovolémico si la rotura sangra libremente a la cavidad pleural o puede dar un cuadro más solapado si se halla contenida. Su expresión radiológica es un gran ensanchamiento mediastínico que puede acompañarse de hemotórax. Para la confirmación diagnóstica es importante la TAC y la angiografía. Dentro de los traumatismos de los grandes vasos mediastínicos, el más frecuente es la rotura de la aorta por accidente de tráfico que se suele originar por una gran desaceleración. Los traumatismos de los grandes vasos mediastínicos deben ser tratados con gran celeridad una vez han sido diagnosticados, bien para salvar la vida del enfermo que puede llegar en situación agónica o para evitar que se rompa definitivamente una rotura contenida. Su reparación puede realizarse mediante una sutura primaria de la herida o la interposición de un injerto que sustituya a la zona afectada por el traumatismo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario