Tumor fibroso solitario de la pleura


También se le ha denominado meso- telioma benigno localizado. Suele presentar áreas tumorales con células fusi- formes de escaso pleomorfismo celular, junto con otras de material hialino y necrótico. Su principal amenaza suele ser el crecimiento local, aunque se han publicado casos de malignización. Suele asentar en la pleura visceral.
En muchas ocasiones se presenta como hallazgo casual, si bien pueden detectarse síntomas inespecíficos como tos, dolor torácico y disnea. Puede hallarse asociado a una osteoartropatía hipertrófica (alrededor del 20% de los casos) e hipoglucemia extrapancreática (alrededor del 4% de los casos). El diagnóstico por imagen es también inespecífico hallando una masa periférica pulmonar, que en ocasiones puede adquirir gran tamaño. La punción transtorácica y análisis histológico del material extraído puede dar el diagnóstico.
El tratamiento consiste en la exéresis quirúrgica a través de toracotomía o videotoracoscopia. Puede ser necesaria una segmentectomía atípica para extirpar con márgenes libres la zona de asiento en la pleura visceral. Su pronóstico, sobre todo si se resecan en su totalidad, suele ser excelente.
Los mesoteliomas localizados malignos son extremadamente raros y pueden constituir la malignización de un tumor fibroso solitario. Deben ser resecados con la mayor amplitud posible a fin de evitar recidivas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario