Tumores traqueales primarios benignos


Son extremadamente raros y pueden derivar de cualquier componente de la tráquea. Son más frecuentes en la infancia. Destacan los papilomas que en ocasiones pueden dar lugar a una papilomatosis cuando existe afectación multifocal. Los condromas son tumores duros y de escasa vascularización. También pueden hallarse carcinoides, que son en realidad tumores de bajo grado de malignidad. Otros tumores descritos han sido lipomas, schwanomas, neurilemomas y fibromas.
Tumores traqueales primarios malignos. Más del 90% de los tumores traqueales son de naturaleza maligna o de baja malignidad. Los más frecuentes son el carcinoma epidermoide y el carcinoma adenoide quístico, también denominado cilindroma. El carcinoma epidermoide de la tráquea tiene también relación con la exposición al tabaco. Su afectación suele ser extensa y es frecuente que en el momento del diagnóstico existan metástasis, adenopatías regionales o invasión de tejidos vecinos. El carcinoma adenoide quístico tiene un aspecto macroscópico que sugiere benignidad pero tiene una enorme agresividad local que se traduce en invasión muchas veces mayor de la inicialmente detectada con la broncoscopia y los medios radiológicos. Acostumbra a invadir las capas de la submucosa y en el momento de la intervención deben realizarse estudios histológicos de los márgenes ya que, a menudo, se hallan invadidos. El tumor suele tener un crecimiento lento pero con gran tendencia a la recidiva local. Las metástasis regionales y a distancia, aunque pueden hallarse, suelen ser poco frecuentes.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario