Vacaciones: El momento ideal para fijar nuevas metas de vida


Ahora que comenzó el verano, una buena opción para aprovechar el tiempo libre es abrir un espacio para reflexionar y evaluar cómo fue el año que pasó y, así, establecer nuevos propósitos.

La psicóloga de Clínica Alemana Loreto Focacci explica que es importante analizar cuáles han sido las fortalezas y debilidades personales en el pasado. “Todos los individuos han realizado acciones que han sido positivas en su vida cotidiana y que han merecido reconocimiento. Es bueno revisarlas para tomar esas experiencias como base y crear un nuevo proyecto que tenga que ver con los valores que la persona quiere aportar, que le hacen sentido y resuenan en su interior”.

Asimismo, esta instancia es útil para evaluar cómo se enfrentaron durante el año las situaciones conflictivas, en qué aspectos se pudo salir adelante y en cuáles se quedó entrampado.

Además, es aconsejable analizar si se hicieron correctamente las cosas, ya que esto sirve de experiencia y forma parte de la autoestima personal.

De esta forma, se abre la oportunidad de “poner creatividad y alegría en la vida, y escoger lo que realmente nos hace feliz. Es un buen momento para tomar nuevas decisiones y concretizar cosas que se quieren vivir”, dice la psicóloga.
La escritura es fundamental

¿Cómo crear una instancia adecuada? Es recomendable escribir en una libreta los propósitos que se quieren conseguir. Este cuaderno debe ser individual y no importa la edad que se tenga, el ejercicio de escribir las reflexiones es muy positivo.

“Siempre recomiendo redactar todo en una hoja y luego ir separando los sueños de las metas, ya que éstas últimas son más concretas y dependen del propio esfuerzo”, destaca Loreto Focacci.

Escribir estos objetivos en un papel -y no sólo pensarlos- permite encausar los esfuerzos y expectativas para que se cumplan. Además, abre un espacio de motivación diferente.

Este proceso establece un puente de comunicación con uno mismo, pero también hace que las personas estén más abiertas a hablar sobre estos temas con los demás, ya que tienen más claridad de lo que desean.

“Hoy vivimos en un mundo muy acelerado, en el que nos damos poco espacio para pensar y meditar acerca de lo queremos hacer, y tendemos a centrar más la mirada en la preocupación de lo que no estamos logrando, en vez de ocuparnos de lo que verdaderamente podemos realizar. Por este motivo, la reflexión es necesaria, ya que permite un reconocimiento de quién soy y de lo que realmente quiero hacer”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario