Verano: Cómo cuidarse los pies


Con la llegada de la temporada estival, empieza el uso de zapatos más abiertos que permiten la ventilación de los pies, pero a la vez, esto contribuye a que se resequen y a que estén más expuestos a los rayos solares.

La doctora Ximena Fajre, dermatóloga de Clínica Alemana, explica cómo cuidar los pies y las uñas en esta época.

¿Qué consecuencias tiene un verano caluroso en los pies?
El calor favorece el desarrollo de hongos y bacterias a nivel interdigital, plantar, de uñas y de bordes de los pies. Además, la humedad y la ausencia de glándulas sebáceas -que poseen efecto antibacteriano y fungistático- son los principales factores asociados al desarrollo de tiña de los pies (infección por hongos), la que, por lo demás, se adquiere más frecuentemente en sujetos que caminan descalzos (como en la playa). Sin embargo, no se ha determinado una susceptibilidad específica para explicar por qué, con el mismo nivel de exposición, algunas personas se infectan con mayor frecuencia que otras.

También hay que considerar que caminar sin zapatos puede provocar la aparición de verrugas (infección de origen viral) en la planta de los pies.

¿Salen muchos hongos en las uñas en esta época?
La onicomicosis (hongos en las uñas) es una infección que a menudo se asocia a la tiña de los pies y constituye una patología muchas veces crónica. Para evitarlo, se promueve el empleo de calzado adecuado, uso de calcetines de algodón o hilo, aplicación de polvos absorbentes o antifúngicos, y corte periódico de uñas .

Además, el tratamiento de la onicomicosis merece una consideración especial, ya que requiere tratamiento antifúngico vía oral de, al menos, tres meses de duración.
¿Se ven afectados los pies con el uso de zapatos veraniegos, como chalas y hawaianas?
En general, no, porque las infecciones por hongos en los pies se ven más frecuentemente asociados al empleo de calzado oclusivo. De hecho, el calzado abierto permite una mejor ventilación, lo que disminuye la incidencia de una infección micótica.

Sin embargo, con el uso de estos zapatos -principalmente plásticos- surgen problemas como quemaduras solares, piel seca (xerosis), dermatitis de contacto y traumatismos locales (o golpes) por exposición de dedos y uñas.

¿La arena y el agua los afectan?
Los pies expuestos al contacto con arena, agua de mar y/o piscinas tienden a resecarse, lo que puede llevar a la formación de fisuras y una posterior sobreinfección.

En general, ¿quiénes tienen más tendencia a tener estos problemas?
Los deportistas, diabéticos, inmunosuprimidos, psoriáticos y personas con hiperhidrosis plantar, entre otros.

Para evitar estos inconvenientes, ¿cómo se pueden proteger los pies?
Se deben hidratar idealmente con cremas en base a urea para optimizar la penetración, ya que la piel de la planta es más gruesa. La aplicación de crema debiera ser diaria para poder mantener una hidratación permanente y, lo ideal, es que sea después de la ducha.

Igualmente, hay que protegerlos de la radiación UV -en la medida que se vean expuestos- con protectores solares (de factor igual o mayor a 15), los cuales deben ser aplicados 30 minutos antes de la exposición y luego reaplicados cada cuatro horas.
En relación al empleo de calzado, deben eliminarse aquellos zapatos viejos, ya que tienen mayor posibilidad de ser reservorio de hongos, o bien desinfectarse con talcos antifúngicos. Por eso, se recomienda usar zapatos ventilados y de cuero, no de material sintético, ya que aumentan la humedad que, asociada a la oclusión, favorecen la proliferación de hongos.

¿Y cómo hay que cuidar las uñas?
Debe realizarse un corte periódico, que sea recto y sin recortar los bordes laterales. Asimismo, hay que evitar el empleo de tijeras, cortauñas o limas contaminadas, ya que pueden transmitir infecciones micóticas. Además, deben evitarse traumatismos locales y el uso de materiales acrílicos que dañan la lámina ungueal (parte central de la uña).

Por último, el calor contribuye a la vasodilatación que aumenta el flujo sanguíneo, por lo que los pies pueden hincharse, ¿aumentan así los problemas de roce con los zapatos?
Si se dan, pueden evitarse usando zapatos ventilados que no producen aumento exagerado de temperatura y que permiten mayor elasticidad frente a los cambios de volumen del pie.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario