Verano: Tiempo de proteger el cabello


Resequedad, puntas partidas, fragilidad, aspecto pajoso, ausencia de brillo y volumen, son algunos de los signos que reflejan los cabellos que no han sido cuidados correctamente durante las vacaciones.

La dermatóloga de Clínica Alemana doctora Vesna Dragicevic explica que “si bien éste no tiene una función vital para los hombres, sí posee una importancia a nivel psicológico, social y de autoimagen. Además, el pelo del cuero cabelludo ayuda a proteger la piel de esa zona del sol y del frío. Por estos motivos es indispensable cuidarlo correctamente y con la misma intensidad con la que se protege la piel”.

CONSEJO PARA LAS VACACIONES

– Realizar masajes una o dos veces por semana de 15 a 20 minutos.

– Proteger la zona del sol utilizando sombreros.

– Evitar tinturas y permanentes.

– Peinar sin tracción del pelo para evitar que el cabello se reseque y enrede.

– Cepillar primero las puntas y luego seguir hacia arriba.

– Lavar con un shampoo suave y utilizar acondicionador.

– Evitar en lo posible el uso del secador.

– Tomar abundante líquido y tener una dieta balanceada, rica en frutas y verduras.

– “Tratar al pelo con cariño, al igual que la piel”.

– Usar, en caso de mucha exposición a los rayos ultravioletas, productos con filtros solares o protectores del pelo.

Esta situación se hace más urgente en verano, donde producto del aumento de las temperaturas, el cabello tiende a deshidratarse, ya que el agua se evapora, y se va tornando más seco y sin vida. Además, en esta época las personas transpiran más y, por lo general, se lavan seguido con un shampoo irritante, lo que hace que se pierda la cobertura de grasa necesaria para proporcionar brillo y protección.

Asimismo, el cloro de las piscinas lo daña aún más, ya que es un agente detersivo muy agresivo que va destruyendo la flora normal que tiene el cuero cabelludo y decolora el pelo, sobre todo los cabellos claros y con tinturas. Si bien, las sales del mar son buenas para la piel, son uno de los elementos perjudiciales para esta zona ya que tienden a resecarlo más.

¿Y qué pasa con el sol?
La especialista señala que los rayos ultravioletas que atacan el cabello van alterando la cutícula, que es la envoltura que lo protege, y así se debilita aún más. Por este motivo, ya han salido al mercado cremas, geles y spray que contienen filtros solares para protegerlo efectivamente.

Sin duda, en el verano el más afectado es el pelo teñido, ya que se tiende a decolorar más rápidamente producto de los lavados frecuentes y de la exposición al cloro. Esta agresión aumenta cuando la mujer lo vuelve a teñir en menos tiempo, lo que genera una serie de procesos degenerativos.

¿Cómo revertir esta situación?
Lo primero, es utilizar un shampoo suave que sea adecuado al cuero cabelludo de cada persona -ya sea graso, normal o seco-. En general, se usan los que poseen vitaminas Pp, B5 y B6. También es aconsejable emplear un acondicionador con ceramidas y colágeno hidronizado, ya que hidrata y restaura la zona.

Siempre es recomendable utilizar una máscara en la fibra capilar una o dos veces por semana. Estos productos son concentrados de líquidos, ceramidas, colágenos, agentes hidratantes y emulsionantes.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario