¡Cuidado con las medusas!


En Chile las medusas habitan, generalmente, desde La Serena al norte, debido a la calidez de sus aguas. Las también llamadas “aguas vivas” -por su aspecto gelatinoso-, poseen células urticantes y una cápsula en cuyo interior hay veneno, el cual al ser inyectado en la piel de las personas, puede provocar diversos efectos.

El doctor Rubén Guarda, dermatólogo de Clínica Alemana, señala que el contacto peligroso es con las medusas vivas que están flotando en el mar, no así los pedazos que, muchas veces, se encuentran en la orilla de la playa. Éstas no constituyen riesgo. “Hay que tener cuidado con las medusas enteras y vivas que, generalmente, están pasada la línea donde rompen las olas, ya que podrían llegar a la orilla con la fuerza del mar”, asegura.

El especialista explica que existen muchos tipos de medusas y sus efectos dependen de qué especie se trate. El tipo más común es aquella que con el contacto provoca un trastorno urticante (irritativo), produciendo una dermatitis. “Es bastante molesto y puede producir picazón y dolor en las partes del cuerpo que se rozaron con la medusa”, dice.

Sin embargo, los tipos de medusas más peligrosos pueden, incluso, provocar la muerte. Son las denominadas chironex fleckeri, presentes en el Océano Pacífico y la Physalia, en el Atlántico.

Ambas emiten sustancias tóxicas -veneno- que pueden afectar a los nervios periféricos produciendo parálisis. También provocar un shock, con baja de presión que, en algunos casos y si la cantidad de veneno es muy intenso, puede provocar la muerte del individuo
“El efecto es inmediato y si la persona está lejos de la playa se puede morir ahí, ya que si se inmoviliza alguna de sus extremidades tendrá dificultades para llegar a la orilla nadando. Esto, por ejemplo, le ha ocurrido a los surfistas”, señala.

El doctor Guarda señala que hay que socorrer a la persona tratando de mantener, en lo posible, la vía aérea permeable y llevarlo rápidamente a Urgencias.

Todos los efectos de las medusas son inmediatos. En el caso de las reacciones irritativas, éstas pueden durar desde un par de días hasta, incluso, tres semanas. Si bien no se trata de una emergencia con riesgo vital, es oportuno que las personas acudan al médico para tratarlas. “No es necesario interrumpir las vacaciones, pero sí se recomienda consultar a un especialista en el lugar donde la familia esté para empezar lo antes posible el tratamiento”, explica.

Por una cuestión de peso y tamaño, los efectos son más graves en los niños y la principal recomendación que hace el doctor Guarda es evitar el contacto con las medusas para lo cual aconseja no nadar tan adentro del mar, sobre todo si se advierte su presencia, en cuyo caso hay que avisar a los salvavidas. Si hay contacto, la persona debe consultar a un dermatólogo y, cuando el efecto es una dermatitis, puede aplicar compresas con paños de agua caliente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario