¿Cómo lograr una buena cicatrización?


Una cicatriz es un parche de piel permanente que crece sobre una herida y que se forma cuando el cuerpo se cura espontáneamente después de una cortadura, un raspón, una quemadura, una cirugía donde se corta la piel, enfermedades como la varicela o afecciones de la piel, como el acné. Éstas pueden ser más gruesas, rosadas, rojas o brillantes que el resto de la piel.

La doctora Luz Martínez, jefa del Centro de Herida de Clínica Alemana, explica que existen una serie de cuidados para una buena cicatrización, desde medidas locales en la herida hasta cuidados del mismo paciente. “En este proceso influye el control de enfermedades de base que puedan entorpecer, retrasar o limitar los procesos de cicatrización. Es recomendable evitar el uso de ciertos medicamentos que comprometen la inmunidad (corticoides), o fotosensibilizantes (antibióticos) y la exposición a agentes que puedan dañar el proceso, como por ejemplo, la radiación UV o el consumo de tabaco. Además, se debe mantener una adecuada nutrición que aporte vitaminas y nutrientes”, señala.

“Por ejemplo, un paciente de edad avanzada, con mala alimentación y enfermedades concomitantes como diabetes, mala circulación, enfermedades inflamatorias crónicas o autoinmunes, tendrá condiciones que entorpecerán una adecuada cicatrización”, argumenta.

La especialista sostiene que la ubicación de la herida también determina el resultado estético, por ejemplo, éste puede no ser tan bueno cuando la lesión se encuentra en lugares con mayor sensibilidad y que están diariamente expuestos a la radiación solar, ya existe más riesgo de que el área quede hiperpigmentada o manchada. También puede incidir en el resultado final que la herida esté ubicada en pliegues o que existan problemas de circulación asociado a heridas por úlceras venosas o por problemas de circulación arterial en las piernas.

Otra indicación importante es que una herida en proceso de cicatrización no debe mojarse en piscinas o en el mar por los riesgos de infección, lo que retardaría la cicatrización y podría favorecer la presencia de complicaciones.

Otro factor que influye en este proceso es fumar, ya que según la doctora Martínez está demostrado que el tabaco altera los mecanismos de una adecuada cicatrización al afectar, entre otras cosas, la microcirculación, favoreciendo las infecciones, la dehiscencia de las heridas (que los bordes se separen de la herida) y problemas relacionados. Es por esto que siempre que un paciente va a ser sometido a una cirugía, o en el caso de heridas complejas, se le debe recomendar abandonar este hábito.
La especialista señala que es un mito que al cerrase una herida la cicatrización esté terminada, ya que la cicatriz puede demorar meses en remodelarse y es durante este periodo cuando hay que estar atento, ya que pueden aparecer complicaciones que dañen un proceso que en un primer momento fue normal.

Una vez cerrada la herida, el proceso de remodelación de la cicatriz puede demorar desde semanas hasta meses. Hasta que no muestre señales de que está inactiva (adquiera color blanco y no se vea rosada o roja) la persona debe seguir cuidándola para evitar su evolución a la hipertrofia.

Durante este periodo es muy importante favorecer la elasticidad, mediante una adecuada lubricación, humectación y nutrición de la piel de la cicatriz para lograr un color uniforme y un mejor resultado estético. Además, se debe evitar la exposición solar o radiación UV.

Para lubricar se puede utilizar cremas con aceites naturales vegetales y animales y, en zonas fotoexpuestas, una adecuada protección UV. También es importante una adecuada nutrición y control de las enfermedades de base que pueden llevar a una complicación, más que sólo el uso de una loción u otra.

La especialista agrega que la principal complicación de una herida es que no cierre y que pueda derivar a una infección sistémica, o bien, que evolucione a una herida crónica. Las cicatrices pueden evolucionar a hipertróficas o queloides (problema estético) o retraerse y generar dificultad en la movilidad, y afectar la función de la extremidad en donde está localizada. Este es el caso de las heridas por quemaduras extensas con mal manejo de la cicatriz, la cual se retrae.

Cuando hay antecedentes de cicatrización con queloides, es muy útil el tratamiento de compresión con placas de silicona, la infiltración con corticoides y el uso de láser para evitar una cicatriz hipertrófica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario