¿Por qué es importante el examen clínico?


La interpretación de antiguos papiros develan que la medicina occidental tiene su origen en el antiguo Egipto (3.000 AC), donde el médico iniciaba el acto médico interrogando al enfermo sobre sus dolencias y observando minuciosamente posibles alteraciones en la piel, los ojos, el sudor y la respiración, entre otros aspectos. También realizaba maniobras, moviendo las extremidades del paciente y palpando las zonas afectadas. De esta forma es recolectaba la información necesaria para hacer el diagnóstico y definir el tratamiento, que podía ir desde una dieta especial hasta recetas mágicas y pócimas milagrosas.

Aunque muchas de estas prácticas no serían concebibles en la medicina contemporánea, el examen general que se efectuaba en aquella época es muy similar al actual examen clínico, término que hoy se usa como sinónimo de examen físico.

Su importancia radica en que permite obtener datos objetivos a través de procedimientos como tomar la presión arterial, registrar el pulso, comprobar la existencia de un soplo cardiaco o palpar una masa a nivel del abdomen. Esta información es clave al momento de formular el diagnóstico e iniciar el estudio de las causas de la enfermedad.

El doctor Arturo Ayala, médico internista de Clínica Alemana, asegura que el examen debe estar fundado en una estrecha relación médico-paciente que se empieza a construir en el momento del primer encuentro y en la obtención de la historia clínica.

“Esta práctica también es útil para mejorar la relación médico-paciente y establecer confianza. Siempre se valora un examen físico con detalle y esmero. Probablemente, evoca en nuestro inconsciente la imagen del brujo que impone la sanación con las manos”, afirma el especialista.
¿En qué consiste un examen clínico ‘completo’?
Un examen clínico completo se considera la presión arterial, temperatura, pulso, respiración y datos generales del paciente, como actitud, posición, estado de conciencia, expresión del rostro, estado nutritivo, alteraciones en piel y cabello, entre otros.

Después viene el examen segmentario, que es una revisión desde la cabeza a los pies de cada uno de los segmentos que componen el cuerpo: cabeza, cuello, tórax, abdomen, columna y extremidades. Cada parte se examina mediante la inspección, palpación, percusión y auscultación (ver recuadro).

Finalmente, se efectúa un examen detallado del sistema neurológico donde se evalúan las funciones superiores, los pares craneanos, las vías motoras y sensitivas, los reflejos y la coordinación de los movimientos.

“Como cualquier técnica, el examen clínico necesita de constante práctica e implica entrenamiento y seguridad en los hallazgos. Además, el ambiente debe ser adecuado, hay que cuidar la privacidad y tratar de establecer una relación empática con el paciente”, explica el doctor Ayala.

En general, quienes solicitan atención médica están siempre dispuestos a cooperar en el examen clínico. A veces, la persona debe vencer algunos pudores que son normales, y el médico le puede ayudar explicando la importancia de lo que se está haciendo. Siempre es bueno que el paciente se relaje y no oponga resistencia, sobre todo en el examen de abdomen.
Métodos que se utilizan en el examen clínico

– Inspección: como la palabra lo indica, consiste en observar lo general y el detalle, desde cómo respira el paciente hasta posibles manchitas rojas en las piernas. Es necesario tiempo, concentración y saber lo que se está buscando.

– Palpación: consiste en usar el tacto para descubrir alteraciones. A veces una vesícula biliar enferma se palpa con toda facilidad y la ecotomografía sólo sirve para confirmar su existencia. Otras veces la palpación permite la detección de un frémito, que es la vibración del tejido circundante a un ruido muy intenso, como suele suceder en soplos cardíacos intensos.

– Percusión: consiste en golpear suavemente con los dedos y sentir la vibración que transmite el cuerpo. Así es posible sentir si el tórax, normalmente lleno de aire, se comporta de manera diferente si ese aire es reemplazado por líquido.

– Auscultación: aquí se usa el estetoscopio, instrumento que permite oír los diferentes sonidos normalmente presentes en el cuerpo y sus alteraciones, como los ruidos cardiacos, pulmonares o viscerales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




2 Responses to “¿Por qué es importante el examen clínico?”

  1. line Dice:

    Mi madre se hizo una ecografía. En el área abdominal y esto dice: hígado su ecoestructura es inhomogenea difusa dado por signos de esteatosis tipo II de aspecto micronodulillar se visualiza el conducto biliar intrahepatico dilatado con la presencia de imahen ecoica endoluminal irregular neoformacion? A determinar con estudios complementarios vesicula de morfologia y dimenciones normales sin litiasis en su interior el pancreas es de forma y tamaño normal y posición normales con buena diferenciación corticomedular y no muestran dilatacion de sus sistemas colectores ambos riñones con lesiones nodulates hipoecogenicas corticomedulares con microlitiasis bilatera bazo de norfometria y ecorrefrigencia conservada.


  2. MNR Dice:

    Buen día les quiero consultar por un estudio que me han hecho y ya tengo los resultados quisiera saber que significa, le detallo el estudio:
    • Estudio macroscópico: Tres fragmentos de tejido, el mayor mide 4 mm. De diámetro; son blanquecinos.
    • Estudio microscópico: Los cortes histológicos de los fragmentos muestran mucosa de transición esto-endocervical, cuyo epitelio escamoso exhibe híper y paraqueratosis, acantosis, papilomatosis, macro y anisocariosis, hipercromasia, binucleacion y halos periculares; reconociéndose focos de alteración de la maduracion que ocupan los dos tercios inferiores del epitelio, con figuras de mitosis apicales y basales. Se observan además disqueratinocitos. El epitelio, cilíndrico no presenta atipias. El corion muestra edema, vasocongetion y leve infiltrado inflamatorio mononuclear.
    Los márgenes están comprometidos por la lesión.


Deja un comentario