¿Por qué no estudiar de noche?


Es frecuente que algunos jóvenes, especialmente alumnos de carreras de alta exigencia académica, estudien de noche, sobre todo en época de exámenes.

La doctora Ilse Hermansen, psiquiatra de Clínica Alemana, explica que esta privación voluntaria del sueño puede tener graves consecuencias para la salud. “Esta situación genera trastornos del sueño que son el resultado de factores medioambientales y que corresponden a desórdenes extrínsecos del sueño. A diferencia de otros trastornos, éstos no tienen su origen en mecanismos defectuosos de la generación del sueño”, argumenta.

Además, “estudiar de noche influye negativamente en el rendimiento, ya que lo único que se logra es ‘calentar la materia’ y, posiblemente, después de rendir la prueba no se retengan los conocimientos”, agrega.

A esto se suma el uso indiscriminado de fármacos que ayudan a los estudiantes a mantenerse despiertos por períodos prolongados, especialmente, en época de exámenes. Es el caso del modafinilo, una molécula dopaminérgica cuyo uso está indicado en estados de hipersomnia diurna y narcolepsia.

La especialista explica que este medicamento produce un estado similar al de las anfetaminas, por lo que se ha generado una frecuente utilización sin prescripción médica. Sin embargo, advierte que su uso puede generar consecuencias como cefalea, náuseas, ansiedad e insomnio y está contraindicado en personas con patologías cardiacas.

Fases del sueño
La experta explica que el dormir se organiza en alrededor de cuatro a seis ciclos de sueño durante la noche, cada uno de 90 minutos. Además, se divide en dos fases: el sueño quieto (no REM) y el activo (REM).
“Durante los dos primeros ciclos se concentra el sueño quieto, mientras que el activo es mayor en los últimos. La fase de sueño quieto representa entre el 70 y el 80% del sueño total y es la de más profundidad, por lo que constituye el sustrato de la función restauradora. El activo, en cambio, llega sólo al 20% -depende de la persona- y cumple la tarea de integrar emociones y almacenar la nueva información recogida durante el día, es decir, consolidar la memoria. Ambas fases deben estar preservadas para tener un sueño fisiológico y normal”, sostiene.

La doctora Hermansen agrega que cuando los estudiantes se dedican intensamente al estudio necesitan más fase de sueño activo (REM), ya que la supresión de éste puede frenar el proceso de aprendizaje. Es por esto que no tiene sentido estudiar toda la noche la víspera de un examen, ya que el estudiante va a acumular datos, pero dicha información no se retendrá a largo plazo debido al déficit de sueño REM. Además, soñar o las fases oníricas nocturnas son necesarias para el bienestar psicofísico (regeneración cerebral), por lo tanto, el sueño REM debe permanecer intacto.

“Estos jóvenes presentan insomnio de conciliación del sueño y somnolencia diurna. A pesar de los intentos por cambiar este esquema, no pueden dormirse en un horario normal, incluso, a veces pueden estar despiertos hasta las seis de la mañana y luego dormir hasta pasado el mediodía, o sea, varias horas después de la habitual”, dice.

Es por esto que resulta difícil determinar qué periodo de trasnoche es menos perjudicial, ya que cualquier privación afectará ambas fases. Se podría pensar que sería mejor dormir las primeras horas debido a que es la fase profunda, sin embargo, privarse de las últimas horas de sueño no contribuye a la calidad del aprendizaje.
Consecuencias
– Cambios en el funcionamiento diurno.
– Fatiga, malestar, disturbios del ánimo, irritabilidad, somnolencia diurna, disminución de la motivación, energía e iniciativa.
– Propensión a accidentes o errores al manejar (sólo 4 segundos de pérdida de atención al conducir el auto puede provocar un accidente).
– Dolores de cabeza, tensión o síntomas gastrointestinales, incompetencia cognitiva, baja concentración, lentitud mental y letargo.

Consecuencias y tratamiento
La doctora Hermansen explica que el sueño es fundamental para el bienestar diurno y para mejorar el rendimiento. Es más, en promedio el cuerpo necesita entre seis y ocho horas de sueño diario, cifra que depende de la persona y de que no haya repercusiones diurnas derivado de ello.

Además, agrega que los estudiantes que no duermen en toda la noche corren el riesgo de desarrollar un Síndrome de fase retardada del sueño, el cual constituye una causa frecuente de consulta en los jóvenes universitarios, quienes ven alterado su patrón de sueño producto de trasnoches seguidos. Incluso, en personas más vulnerables, pueden gatillarse cuadros de estrés o depresión.
La especialista señala que la recuperación óptima del sueño perdido u obtención de un sueño compensatorio se puede hacer solamente en horario nocturno. Cuando los horarios adoptados difieren demasiado del ritmo biológico -como es el caso de estudiar seguidamente de noche- se resiente la calidad de la vigilia y del sueño, por lo tanto, para el organismo no es lo mismo dormir durante el día que durante la noche.

Sin embargo, no es fácil salir de este estado y requiere de estrictas medidas de higiene de sueño y de un tratamiento con cronoterapia, es decir, demorar la hora de dormir paulatinamente hasta lograr el sueño convencional.

Asimismo, explica que es necesario entender que dormir es para el ser humano un imperativo del cual no se puede escapar. “El sueño continuado, sin que el ambiente exterior ejerza presiones, es necesario para que juegue plenamente su rol de estabilizador somático y psíquico”, destaca.

Si bien la doctora Hermansen reconoce que en ocasiones es difícil ordenarse con los hábitos de estudio, sobre todo en carreras exigentes, aconseja no trasnochar debido a todo lo que conlleva. Además, recomienda, en lo posible, realizar actividades deportivas al aire libre.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Neurología.




2 Responses to “¿Por qué no estudiar de noche?”

  1. Lau Dice:

    Esto que dice es muy cierto yo por 5 años aproximadamente estudiaba de noche y al principio me iva genal pero los ultimos años me sentia super desanimada de la vida, las cosas que antes me gustaban ya no me interesaban… no vivia.. vegetaba y mi rendimiento bajo muchisimo, entre en depresion y tuve que dejar la carrera. Les aconsejo que no estudien de noche a largo plazo, por que los daña y mucho.


  2. transnochado Dice:

    lei el articulo y lo encontre interesante, pero no concuerdo en ciertas bueno no se ha aplicado a mi todavia estudio de noche hace 1 año cursando dos carreras profesionales un universitaria y una tecnica y me da tiempo de estudiar solo de noche, la verdad no me ha ido nada mal y me acuerdo casi totalmente de todo lo estudiado y bueno solo dejar un ejemplo tesla que dormia solo 3 horas


Deja un comentario