Acceso arterial en los recién nacidos


Los catéteres intraarteriales en lactantes se usan con frecuencia para vigilar la presión sanguínea y proporcionar un acceso a la sangre arterial y para obtener determinaciones de gases sanguíneos y otras pruebas de laboratorio, lo cual elimina la necesidad de punciones arteriales intermitentes.42,43 Los sitios arteriales para aplicación de cánulas incluyen las arterias umbilicales, radia1, femora1tibial posterior y temporal .
ARTERIA UMBILICAL
La arteria umbilical casi siempre se constriñe minutos después del nacimiento, aunque esta constricción se retrasa por la hipoxia y la acidosis. Casi siempre puede introducirse un catéter en esta arteria en los primeros dos a cuatro días de vida, habitualmente en el muñón umbilical mismo, aunque la arteria umbilical puede penetrarse a través de una minilaparotomía.45 Las ventajas de la cateterización de la arteria umbilical son la facilidad de acceso, la mayor vida funcional de los catéteres umbilicales que los colocados en arterias periféricas y la capacidad para infundir líquidos, glucosa, electrólitos y fármacos a través de una línea directa.55 Su uso también permite estudios de gases sanguíneos posductales, los cuales son útiles para determinar el grado de cortocircuito de derecha a izquierda en recién nacidos con circulación fetal persistente. También se usa la arteria umbilical como acceso en la cateterización cardiaca.46
Las complicaciones de los catéteres en la arteria umbilical incluyen trombosis, embolia distal, vasospasmo, perforación vascular con hemoperitoneo, hemorragia por la desconexión del catéter y después del retiro de éste, infarto visceral, paraplejía, hipertensión y sepsis.43,46,48 Todas estas situaciones requieren retiro inmediato del catéter. Además, la trombosis de la aorta puede ameritar tratamiento trombolítico o quirúrgico. Existen informes de aneurismas aórticos múltiples en un recién nacido después de la inserción de un catéter en la arteria umbilical.56 En 5 a 10% de los pacientes no puede aplicarse el catéter en esta arteria ni tampoco después del periodo neonatal. Las complicaciones por la presencia de un catéter en la arteria umbilical puede requerir su retiro prematuro. En estos casos pueden instalarse catéteres de calibres 22 a 24 por medio de la
La arteria periférica que se usa más a menudo es la radial, que conlleva un riesgo bajo de infección (12% para los catéteres que permanecen en su sitio más de 48 horas) y trombosis. El catéter permite la determinación de gases preductales, si se encuentra en la arteria radial derecha. La incidencia total de complicaciones por la presencia de catéteres arteriales periféricos se aproxima a 7%, en comparación con 27% de catéteres en la arteria umbilical.” Los catéteres arteriales son de teflón y calibre 22 a 24. Pueden colocarse por medio de técnica percutánea o por disección. En este último caso, el catéter puede insertarse a través de la piel y luego, bajo visualización directa, hacia la arteria sin ligarla.99 Casi siempre se obtiene un pulso palpable de tres a cinco días después de la extracción de un catéter en la arteria radia1.97
Las complicaciones de los catéteres en la arteria radial incluyen isquemia cutánea, obstrucción de la arteria radial e incapacidad para obtener sangre a través del catéter. En pacientes que exigen la inserción por medio de una técnica de disección, el intervalo para la recanalización después del retiro del catéter es mayor que en los lactantes en quienes se usó la técnica percutánea.49 El catéter de la arteria radial debe infundirse en forma continua con heparina, 1 U/ml de solución salina, ya que así duran más que aquéllos con infusión íntermitente,50 además de que el flujo lento y continuo evita una posible complicación catastrófica de embolización retrógrada de un coágulo y aire hacia la circulación cerebra1.57 Si se comprueba la permeabilidad de la arteria cubital antes de la colocación de un catéter en la arteria radial, y se infunde en forma continua, sobrevienen pocas complicaciones importantes por la cateterización de esta arteria.49
ARTERIA TEMPORAL
Se sugiere la cateterización de la arteria temporal para lactantes cuyas arterias radiales ya no son permeables.54 Aunque este método es técnicamente posible, los informes de hemiparesia e infarto cerebral (confirmados por tomografía computadorizada en el mismo lado del catéter de la arteria temporal) han abatido el entusiasmo inicial por él. Aunque esta complicación es rara (1 en 600 pacientes cuando se infunde heparina de manera continua y el catéter no se irriga52), la posi-bilidad de una complicación tan catastrófica contraindica este método.
Por último, deben revalorarse constantemente las indicaciones para el acceso arterial. Con los sistemas de vigilancia no invasivos cada vez más depurados, muchas veces el acceso arterial no es obligatorio.58 Las necesidades del individuo, y no la conveniencia para el médico, deben determinar

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario