Adrenalina en el recién nacido


La adrenalina es una catecolamina endógena con efectos adrenérgicos alfa y beta. En dosis bajas predomina el efecto adrenérgico beta; estos efectos incluyen un aumento de la contractilidad cardiaca, gasto cardiaco y dilatación bronquiolar. La presión sanguínea se eleva, en parte, debido al incremento del gasto cardiaco, pero también por el aumento de la resistencia vascu-lar periférica, que se advierte con dosis mayores a las cuales se observan efectos adrenérgicos. El flujo sanguíneo renal puede aumentar ligeramente, estabilizarse o disminuir, de acuerdo con el equilibrio entre un gasto cardiaco mayor y cambios de la resistencia vascular periférica que lleven a una redistribución regional del flujo sanguíneo. Se pueden observar arritmias cardiacas con adrenalina, en especial con dosis mayores. Las dosis para el tratamiento de la función cardiovascular comprometida varían de 0.05 a 1.0 µg/kg/min. Las dosis excesivas de adrenalina pueden provocar empeoramiento de la isquemia cardiaca y disfunción por la mayor demanda de oxígeno del miocardio.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario