Alcohol vs. Drogas: ¿Cuál es más destructivo?


Desde hace tiempo se viene hablando sobre este tema, y ya se ha generado mucho debate en distintos medios de comunicación. Es que según investigaciones el alcohol es mucho más nocivo que las drogas más poderosas, como la cocaína y la heroína.

Sin embargo, hay que quitar el pie del acelerador y analizar la situación con un poco más de calma y seriedad. Es cierto que la ingesta indiscriminada de bebidas alcohólicas puede acarrear graves problemas de salud, desde una cirrosis hepática hasta problemas de adicción y sus correspondientes secuelas psiquiátricas.

El tema es que tampoco se puede comparar directamente el poder de destrucción de un vaso de vino (por poner un ejemplo) con el consumo de una línea de cocaína o una inyección de heroína. Es prácticamente ridículo llevar la comparación hasta dicho nivel.

Si bien las bebidas alcohólicas pueden generar adicción, su nivel de destrucción real sobre el cuerpo humano aparece con la ingesta continua y constante. Si una persona toma tres litros de vino por día, podríamos decir que su esperanza de vida es realmente corta, al igual que cualquier adicto a las drogas antes mencionadas.

Pero también hay que destacar que el consumo de un vaso de bebida en situaciones sociales, o en las comidas no provocará la muerte de nadie. Es más, desde hace años los médicos indican que la ingesta de una copa de vino al almorzar ayuda a mejorar el trabajo del corazón. Así que hay que tomar las cosas con cierta moderación. La cocaína, la heroína, el crack y demás drogas potentes generan una destrucción casi inmediata sobre el cuerpo, y el alcohol logra los mismos resultados con su ingesta desmedida.

De modo que si están acostumbrados a beber alguna copa durante el fin de semana o en algún festejo, no se preocupen. Se requiere de un consumo mucho mayor e irresponsable para provocar problemas significativos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja un comentario