Aminoácidos esenciales en los recién nacidos


De los 20 aminoácidos comunes ocho son esenciales, ya que los seres humanos no cuentan con vías enzimáticas para sintetizarlos. Hay tres aminoácidos esenciales más, tal vez cuatro, únicos para el recién nacido porque los mecanismos para sintetizarlos son inmaduros y no se forman cantidades suficientes de estas moléculas. Esto resultó evidente con el desarrollo de deficiencias de cisteína, taurina y tirosina después de la administración crónica de formulaciones parenterales para adultos a los neonatos.

Lo más probable es que las deficiencias se deban a niveles bajos de la actividad de hidroxilasa de fenilalanina y cistationasa.

Hace poco tiempo se sugirió que la prolina es un aminoácido esencial en el recién nacido prematuro, aunque aún deben comprobarlo otros investigadores. La administración de una fórmula pediátrica de diseño especial permite la normalización de los niveles plasmáticos de aminoácidos en el neo-nato.

Aminoácidos esenciales en los recién nacidos Pediatría

A pesar de las declaraciones de que estas fórmulas mejoran el aumento de peso y el equilibrio del nitrógeno y disminuyen la incidencia de ictericia relacionada con la nutrición parenteral, ningún estudio controlado ha comprobado estas afirmaciones.44 Un beneficie sustancial de una fórmula especializada con complementación de taurina es la prevención de los cambios degenerativos de la retina.

Aunque hay dos aminoácidos más, la glutamina y la arginina, que no se definen como esenciales, parecen tener funciones especiales relevantes para el metabolismo y pueden clasificarse como relativamente esenciales. La glutamina es una fuente vital de proteína y energía para varios órganos.

Es el aminoácido más abundante en todos los tejidos y la sangre; también es el vehículo más importante para la transferencia de nitrógeno para la síntesis renal de amoniaco y la síntesis hepática de urea. Es asimismo un precursor esencial para la biosíntesis de ácidos nucleicos, por lo que resulta indispensable en la proliferación de las células con renovación rápida, como la mucosa intestinal y los linfocitos.

El tubo digestivo es el órgano que más utiliza la glutamina, que cumple múltiples papeles en el metabolismo, estructura y función intestinales. Las células mucosas del intestino tienen gran actividad de la glutaminasa y el tubo digestivo humano extrae 12 a 13% de la glutamina circulante. Este aminoácido es la principal fuente energética y parece ser más importante que la glucosa para los enterocitos y las células de la mucosa colónica. Aunque es muy accesible en los individuos sanos, es posible que esta homeostasis se pierda en estados fisiopatológicos. Las alteraciones como la sepsis, traumatismos, intervenciones quirúrgicas o choque pueden ocasionar descenso del nivel sanguíneo de glutamina, lo que tal vez indique un mayor consumo de ésta en algunos tejidos a pesar de la liberación acelerada en el músculo esquelético.

Ya se demostró un grado significativo de atrofia de la mucosa intestinal en ratas mantenidas con nutrición parenteral total (NPT) estándar, a diferencia de la NPT complementada con glutamina. Otro grupo de investigadores no pudo demostrar que la glutamina previene la atrofia mucosa inducida por la NPT. Además, la retención de nitrógeno también fue mayor en las ratas que recibieron la solución de glutamina al 2%. Los estudios en animales demostraron los beneficios potenciales de la glutamina para reducir la toxicidad por radiación, así como la lesión intestinal por quimioterapia.

En un estudio humano bien controlado con pacientes con trasplante de médula ósea, el grupo con dosis altas de glutamina tuvo un mejor equilibrio del nitrógeno. La incidencia de infección, colonización bacteriana y duración de la estancia en el hospital también fueron menores en el grupo con dosis altas de glutamina. Sin embargo, un estudio más reciente en individuos con trasplante no pudo demostrar muchos de estos beneficios. Aunque es muy atractiva, aún debe demostrarse si la glutamina tiene un impacto real sobre la evolución clínica de los pacientes.

En la actualidad no se agrega glutamina a las soluciones de nutrición parenteral porque los seres humanos cuentan con la enzima necesaria para sintetizarla, la sintetasa de glutamina. Esta enzima cataliza la síntesis de glutamina a partir de glutamato y amoniaco. Una razón adicional por la que hoy no se añade glutamina a las formulaciones de aminoácidos es que su solubilidad representa un problema. Los dipéptidos de glutamina, incluidos el 1-alanil, 1-glutamina y el 1-glicil, son más estables y solubles, lo que los hace más prácticos. Existe la esperanza de que la disponibilidad de estos nuevos productos permitirá una mejor evaluación y empleo de glutamina en la nutrición parenteral.

La arginina es un aminoácido dibásico que también se considera esencial durante periodos de estrés metabólico. Los estudios demostraron que la complementación con arginina mejora la retención de nitrógeno y la cicatrización de heridas en el periodo posoperatorio y la desnutrición. La mejoría se demostró en el estado inmunológico de personas que se mantuvieron con dietas adicionadas con arginina.

El mecanismo para las acciones de la arginina aún no se demuestra del todo, aunque parece que su función exige que el eje hipotálamo-hipófisis permanezca intacto. Además, la infusión con arginina induce la secreción de hormona del crecimiento, insulina, prolactina y somatostatina.

En los últimos años se examinó en forma extensa la relación entre el metabolismo de la arginina y la formación de óxido nítrico. La arginina sirve como sustrato para la síntesis de óxido nítrico. La producción de éste requiere la incorporación celular de arginina y la enzima sintetasa de óxido nítrico, la cual media su formación. Existe un mecanismo de control complejo e interdependiente para la síntesis arginina y óxido nítrico, en el que la formación de sintetasa de argininosuccinato, enzima que limita la velocidad de la formación de arginina, depende del lipopolisacárido y el interferón gamma, los cuales también inducen la formación de sintetasa de óxido nítricos’ La arginina está presente en todas las mezclas comerciales de aminoácidos y las fórmulas pediátricas tienen mayor concentración (alrededor de 123 mg/g de aminoácido) que las de adultos (95 a 99 mg/g de aminoácidos).

Califica este Artículo
3 / 5 (1 votos)

Categoría: Pediatría.




One Response to “Aminoácidos esenciales en los recién nacidos”

  1. MIGUEL Dice:

    Saludos buen dia, me pueden hacer el favor de mandarme mas información de los aminoácidos esenciales en el recien nacido. saludos y de antemano gracias.


Deja un comentario