Atención del lactante nacido prematuro


En 1982 se publicaron por primera vez los peligros potenciales de la práctica de la cirugía ambulatoria en lactantes que fueron prematuros. El mayor peligro es la apnea que se presenta en las primeras 12 a 18 horas después del procedimiento quirúrgico. Todavía no se comprenden por completo los factores que contribuyen al riesgo aumentado, pero incluyen desarrollo neurológico inmaduro, en especial del centro respiratorio en el tallo encefálico, y musculatura diafragmática menos desarrollada que causa fatiga fácil. Aún suscita controversia la edad después del nacimiento en la que desaparece el riesgo de apnea, a pesar de numerosos estudios sobre el tema. En 1995 se publicó un metaanálisis de los estudios pertinentes.32 Los resultados de éste indicaron que hubo una disminución significativa de la incidencia de apnea a las 52 a 54 semanas después de la concepción, de acuerdo con la edad gestacional. El hematócrito inferior a 30% se identificó como un factor de riesgo y se recomendó que los lactantes con este grado de anemia se internaran en el hospital después de la operación para observación, sin importar la edad. Sin embargo, se cuestionó la validez de estas propuestas y es posible que el tamaño de la muestra no fuera lo bastante grande para inferir conclusiones válidas.
Ninguna técnica anestésica parece ser superior a las demás, aunque cierta evidencia sugiere ventajas con la anestesia raquídea.34 La anestesia general aún es la téc nica preferida en la mayoría de las instituciones. De igual forma, no hay medicamentos que puedan prevenir la apnea siempre, aunque la cafeína parece prometedora. Hasta que se estudie a más pacientes en forma sistemática, la elección de las ocasiones en las que los lactantes prematuros pueden operarse en forma ambu-latoria queda a juicio y tendencia personal del anestesiólogo y cirujano. Las directrices institucionales más frecuentes mencionan edades de 44 a 46, 50 o 60 semanas después de la concepción. De hecho, un estudio reciente de las prácticas quirúrgicas mostró que casi la tercera parte de los cirujanos esperó hasta 50 semanas de edad y que otro tercio aguardó 60 a partir de la concepción. Los aspectos legales determinan estas prácticas en algunas instituciones. Más importante aún, sin importar cuál sea la edad después de la concepción al momento de la operación, es que el lactante debe internarse en el hospital si hay cualquier duda acerca de la seguridad durante el periodo transoperatorio o el posoperatorio en la unidad de cuidados posanestésicos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario