ATRESIA BILIAR en los recién nacidos


El lactante con atresia biliar casi siempre tiene un flujo biliar hacia el intestino menor al normal, incluso después de una portoenterostomía con buenos resultados clínicos. Más tarde, esto conduce a un defecto profundo de la digestión y absorción de grasa.123 Esta deficiencia ocasiona una deficiencia de ácidos grasos esenciales al niño y absorción insuficiente de vitaminas liposolubles, todo lo cual da lugar a una falta de mineralización ósea y falta de desarrollo. Los objetivos esenciales para estos lactantes son proporcionar las ca-
lorías suficientes con una fórmula que lleve al máximo la ingestión de grasa. El producto Portagen se emplea en la insuficiencia hepática de diversas causas en los lactantes por su alto contenido de triglicéridos de cadena mediana. Estas moléculas se someten a hidrólisis de triglicéridos en la luz intestinal y dependen menos de los ácidos biliares para su absorción que los ácidos grasos de cadena larga. Sin embargo, el Portagen contiene una cantidad limitada de ácido linoleico. Una fórmula más cercana al ideal es el Pregestimil, que pese a su contenido menor de triglicéridos de cadena mediana respecto del primer producto (60 contra 80%), contiene cerca del 11% de sus calorías en forma de ácido linoleico. Por lo tanto, es mejor la provisión de ácidos grasos esenciales. Cuando se requiere la NP, parece que una solución cristalina estándar de aminoácidos es lo mejor. Aunque algunos refieren que son mejores las fórmulas de aminoácidos de cadena ramificada, no se han demostrado beneficios claros en la población pediátrica. Aunque la alimentación al seno materno casi siempre es lo ideal para el lactante, en realidad puede ser nociva para individuos con atresia biliar porque la leche humana tiene mucha más grasa que las fórmulas comerciales. la complementación vitamínica es indispensable en estos pacientes. El cuadro 2-6 presenta las recomendaciones actuales para la administración de vitaminas liposolubles en personas con este trastorno. La vigilancia frecuente de los niveles de vitaminas es esencial para asegurar que la com-plementación es suficiente. También deben suministrarse vitaminas hidrosolubles en una preparación multivitamínica, además de las vitaminas que contienen las fórmulas infantiles. Es necesario mantener una vigilancia cuidadosa para detectar deficiencias de hierro, cinc y calcio.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario