BIOQUIMICA Y FISIOLOGIA DE LA HEMOSTASIA en los recién nacidos


Tres estructuras distintas toman parte en el proceso de la hemostasia: vasos sanguíneos, plaquetas y proteínas hemostáticas circulantes. La conjunción de éstas da lugar a los sistemas de coagulación, de anticoagulación natural y fibrinolítico. Estos sistemas sirven para amplificar el estímulo que activa la coagulación y con trolan la magnitud de la respuesta al estímulo inicial. La coagulación se activa con rapidez para detener la pérdida sanguínea del vaso lesionado, pero el coágulo sanguíneo formado debe permanecer localizado para que no interfiera con el paso de sangre en la circulación sin daño. El sistema de anticoagulación previene la extensión del coágulo en formación más allá del sitio dañado. El sistema fibrinolítico remueve el exceso de material hemostático que se libera en la circulación y disuelve con lentitud el coágulo una vez que ya no es necesario.
El estímulo inicial para la formación de un coágulo proviene de la interrupción de las células endoteliales, lo cual expone la colágena y los tejidos subendoteliales. La reacción hemostática a la lesión se induce en cuatro etapas. En la primera, la vasoconstricción por la contracción del músculo liso en la pared del vaso dañado reduce el flujo sanguíneo y promueve la activación más efectiva de las plaquetas y otras secuencias de la coagulación. En la segunda, las plaquetas se adhieren al endotelio expuesto, se agregan y liberan su contenido granular. Esta actividad estimula más vaso-constricción y agrega más plaquetas; la hemostasia primaria resulta de la oclusión plaquetaria del defecto en el vaso sanguíneo y detiene el escape de sangre. Durante la tercera, los sistemas de coagulación intrínsecos y extrínsecos se activan para formar fibrina, la cual estabiliza las plaquetas y previene su separación. Por último, en la cuarta fase se observa la fibrinólisis por liberación de activadores del plasminógeno de la pared dañada del vaso. Estos activadores limitan el proceso de coagulación y, una vez que ocurre la curación, empiezan a disolver el coágulo formado para que se restablezca la permeabilidad vascular.’

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario