CALIFICACION DEL TRAUMATISMO PEDIATRICO


Con los datos del NPTR fue posible elaborar la calificación del traumatismo pediátrico (CTP). Con base en el análisis de regresión múltiple se identificaron seis componentes como los más predictivos de muerte y discapacidad:
1. Tamaño (peso y edad)
2. Estado respiratorio
3. Presión sanguínea sistólica
4. Estado del sistema nervioso central (SNC)
5. Heridas abiertas
6. Presencia de fracturas
Cada componente se califica en una de tres categorías variables según sea la gravedad de la lesión:
+2 = lesión menor o nula
+1 = lesión mayor
—1 = lesión grave, potencial amenaza para la vida
Estos puntos están dispuestos en forma de cuadro para facilitar la calificación (cuadro 15-1). Se encierra en un círculo una variable para cada componente y se suman todas las columnas. La calificación varía de +12, que indica lesión menor o nula, a —6, que representa una lesión mortal. Cuanto más baja sea la puntuación del traumatismo pediátrico, más grave será la lesión. Existe una correlación lineal inversa entre la CTP, la puntuación de gravedad de la lesión y la mortalidad ). Las tasas de mortalidad más altas son idénticas a las puntuaciones más bajas del traumatismo pediátrico.
La CTP se puede utilizar como un instrumento sencillo para la determinación de casos prioritarios. No se informa de muertes en pacientes con una CTP de 9 o mayor. La posibilidad de muerte se inicia a partir de una CTP de 8 y se hace progresivamente mayor con una puntuación más baja. Una puntuación de 8 es un punto de determinación alarmante.32 El uso de este mecanismo de puntuación ha propiciado que 25% de los pacientes se envíe a instituciones que proporcionan el nivel más alto de atención.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario