Coagulopatías en los recién nacidos


El sistema hemostático detiene la hemorragia de los vasos sanguíneos dañados y previene la pérdida sanguínea de los vasos intactos. Asimismo, impide la formación de coágulos indeseables y los disuelve si ya cumplieron su función. Para mantener la hemostasia interviene un complejo sistema que consta de tres partes: proteínas, plaquetas y vasos. Los efectos patológicos de este sistema regulador ocasionan hemorragia o trombosis cuando el coágulo es insuficiente o excesivo o si la disolución de éste no tiene lugar con propiedad.
Es muy importante obtener un historial clínico completo del paciente y su familia para anticipar las enfermedades de la coagulación. Los exámenes de laboratorio ayudan a identificar y caracterizar los problemas que no se detectan en el interrogatorio. El cirujano pediatra que no dispone del historial puede quizás operar a un paciente que no deja de sangrar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario