COLELITIASIS Y COLECISTECTOMIA en los recién nacidos


En la actualidad no existe un acuerdo claro acerca del tratamiento apropiado de niños con ECF y colelitiasis. La frecuencia de esta última es de 4 a 55%.63,64 El diagnóstico depende del grupo de la población de pacientes y las modalidades empleadas. La frecuencia más alta se obtiene con el uso de la ultrasonografía. En forma rutinaria se identifica a niños sintomáticos con ultrasonografía y exámenes de laboratorio (p. ej., bilirrubina total y directa, transaminasa glutamicooxalacética sérica, transaminasa glutamicopirúvica sérica, fosfata-sa alcalina y glutamiltranspeptidasa gamma). Es habi-tual el reconocimiento de cálculos biliares en todos los niños con ECF no mayores de 12 años de edad.
Un niño con ECF y colelitiasis se somete a colecistectomía después de la preparación preoperatoria adecuada para evitar la elevada mortalidad de la operación de urgencia en sujetos no preparados.65-68 Se recomienda la colangiografía transoperatoria por la gran prevalencia de cálculos en el colédoco y la baja especificidad de la ultrasonografía preoperatoria.69
En 1990 se notificó la utilidad de la colecistectomía laparoscópica.70 Desde esa fecha ha aumentado la frecuencia de este tipo de operación en los niños con ECF.71•72 Las ventajas de la colecistectomía laparoscópica sobre la forma convencional son el menor dolor, alimentación más temprana, egreso más rápido, regreso casi inmediato a la escuela y aspecto cosmético. La presencia de cálculos en el colédoco complica el abordaje laparoscópico y puede requerir la conversión a la técnica abierta para su extirpación. En la actualidad, es incierto el papel de la litotripsia extracorpórea por ondas de choque como modalidad paliativa.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario