Cómo evitar los dolores de espalda en los niños


Por mantener malas posturas o llevar mochilas muy pesadas, los estudiantes pueden presentar molestias desde el cuello hasta el área lumbar.

Con ejercicios para fortalecer la musculatura de la espalda, disminuyendo el peso de las mochilas y enseñándoles a los niños a sentarse bien en clases o frente al computador, se puede evitar uno de los malestares más comunes en los escolares: el dolor de espalda. Por esto, en algunos países se han establecido normas como que los preescolares sólo usen mochilas con ruedas y que en los colegios haya casilleros para guardar los útiles en lugar de llevárselos a la casa diariamente.

Con ejercicios para fortalecer la musculatura de la espalda, disminuyendo el peso de las mochilas y enseñándoles a los niños a sentarse bien en clases o frente al computador, se puede evitar uno de los malestares más comunes en los escolares: el dolor de espalda. Por esto, en algunos países se han establecido normas como que los preescolares sólo usen mochilas con ruedas y que en los colegios haya casilleros para guardar los útiles en lugar de llevárselos a la casa diariamente.

El doctor Ignacio Dockendorff, traumatólogo infantil de Clínica Alemana, explica las razones de esta dolencia y la importancia de enseñar y practicar hábitos para mantener sana la espalda de los niños.

¿Con qué síntomas llegan a consultar?
Los pacientes consultan tanto por dolor, especialmente en la región lumbar, como alrededor del cuello y en la parte alta de los hombros. Además, el otro motivo frecuente de consulta es porque las madres los encuentran gibados y dicen que se sientan mal.

¿Cuáles son los problemas más evitables?
Las consecuencias de posturas y actividades repetitivas asimétricas, las que pueden hacer más probables molestias a nivel muscular. Las desviaciones de la columna, como la escoliosis, no son evitables pero sí tiene mucha importancia su detección precoz, por lo que apenas la madre se da cuenta de que su hijo tiene una asimetría en la espalda, debe consultar inmediatamente con un especialista.

¿Qué pasa si no consultan? ¿A qué edad ya se nota que el niño tiene escoliosis?
De no darse cuenta a tiempo, la desviación puede presentarse en un estado avanzado y se pierde la oportunidad del tratamiento ortopédico. Las escoliosis pueden aparecer a cualquier edad, siendo lo más frecuente que se detecte poco antes de la pubertad.
¿De qué manera se pueden evitar los problemas en la espalda?
Hay ejercicios que son muy útiles para disminuir la probabilidad de tener un dolor de espalda, dependiendo de la etiología. Cuando hay una deformidad de por medio y un paciente tiene que usar corsé, los ejercicios son obligatorios.

¿Qué consecuencias tiene no corregirlos a tiempo?
Algunos pacientes pueden limitarse de una buena parte de la vida, como hacer deporte, por dolor persistente. En relación con las deformidades, si no se tratan a tiempo pueden llegar a necesitar cirugía.

¿Hay niños con otras condiciones físicas que requieran más cuidado aún?
Hay muy pocas instancias en que un niño presente cierto grado de inestabilidad que signifique un riesgo el hacer deporte, como por ejemplo pacientes con síndrome de Down que pueden tener inestabilidad entre el cráneo y la columna cervical. También existe la escoliosis congenital por hemivértebra que asusta mucho, pero que no impide hacer deporte.

¿Qué consejos daría en las siguientes situaciones: uso de mochila, frente al computador, sentados en la sala?
Respecto al uso de mochilas, se ha llegado a un consenso en determinar que el peso de la mochila, usada simétricamente, no debiera superar el 10-15% del peso corporal.

Frente al computador, más que la postura propiamente tal, hay que poner especial cuidado en el tiempo de trabajo, el que debe ser alternado con cambios de posición y movimientos principalmente de estiramiento.

En la sala de clases y la mesa del comedor, adquieren más importancia las reglas de urbanidad y buen comportamiento que el posible compromiso en la salud por sentarse ‘mal’.
“El aprendizaje está relacionado con una situación de comodidad y eso es lo que hay que tomar en cuenta a la hora de elegir sillas y bancas. La ergonometría, si bien se ha desarrollado para la actividad en los adultos, es también importante para los niños”, concluye el doctor Ignacio Dockendorff.

Algunas recomendaciones
– Enseñarle a los niños a sentarse bien, es decir, con la espalda pegada al respaldo, los pies apoyados en el suelo y las rodillas a la altura de las caderas. Los codos y brazos deben estar apoyados en la mesa.
– Si se usa una mochila sin ruedas, ésta debe utilizarse con ambos tirantes, los que deben ser gruesos. El porte de la mochila no debe superar el largo de la espalda y hay que echarle el menor peso posible.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario