Concusion después de una lesión en la cabeza de un niño


La concusión se define como una alteración inmediata y pasajera de la conciencia después de un traumatismo de la cabeza. El térmico concusión implica aberraciones anatómicas o fisiológicas inespecíficas y el diagnóstico se establece por lo regular a partir de los antecedentes ya que, en su mayor parte, los niños que sufren traumatismos menores de la cabeza están neurológicamente intactos cuando se presentan.
Los signos y síntomas en personas afectadas varían de acuerdo con la edad y duración de la pérdida del conocimiento. Es menos probable que los lactantes tengan una pérdida prolongada de la conciencia, pero la incidencia de convulsiones postraumáticas es mayor en este grupo de edad. También es más probable que los niños pequeños presenten las secuelas tardías de somnolencia, irritabilidad y alteración laberíntica. En los mayores es común la amnesia postraumática y se relaciona con la gravedad de la lesión.43 La constelación de estas molestias, que se conoce como síndrome posconcusivo, suele desaparecer de manera espontánea, pero hay informes de problemas conductuales y dificultades escolares por periodos hasta de un año después de una concusión grave.
Se han publicado varios sistemas de gradación con lineamientos concomitantes para el tratamiento de niños con concusión cerebral relacionada con lesiones deportivas. En el cuadro 18-3 se presenta un ejemplo de uno de estos sistemas de gradación junto con los lineamientos de tratamiento específicos. Aún se investigan las características más importantes en un examen para detectar lesiones significativas.
En niños que se presentan después de una concusión, la decisión para llevar a cabo un estudio con TC de la cabeza se basa en el interrogatorio, el examen físico y observaciones neurológicas seriadas. En casi todos los casos de lesión leve de la cabeza los estudios son negativos, aunque en un informe se señaló una incidencia del 31% de hallazgos anormales en el estudio de TC en niños que presentan una ECG de 12 o mejor.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario