Consejos para dar la PSU


– Lo más importante es tener expectativas realistas, tanto por parte de los padres como de los jóvenes. Es bueno contemplar distintas opciones y tener proyectos alternativos.

– Que el joven conozca sus fortalezas y debilidades, enfrentando manera realista la prueba. Por ejemplo, alguien que no se ha preparado adecuadamente, no puede pretender que ‘mágicamente’ le vaya bien. Asimismo, algunos pueden presentar expectativas catastróficas que son irreales, lo que aumenta la ansiedad.

– Saber que es normal sentir ansiedad ante la PSU y que no es el único en esta condición.

– No es aconsejable hacer un curso de preuniversitario intensivo durante el último periodo del año, ya que intentar asimilar muchos conocimientos en poco tiempo puede generar una alta dosis de estrés. Gran parte del resultado en la prueba depende del esfuerzo que se ha hecho de manera sistemática, seria y responsable a lo largo del tiempo.

– Mantener hábitos de alimentación, sueño, ejercicio y estudio adecuados sin recurrir a las fiestas y pasatiempos para disminuir el estrés.

– Dejar de estudiar unos días antes y planificar con anticipación ese día. Por ejemplo, dormir al menos ocho horas la noche anterior para tener la mente descansada, tener a mano todo lo necesario y reconocer los sentimientos que va a experimentar ante la cercanía de la prueba.

– El día de la prueba es recomendable tomar un desayuno energético, salir con tiempo de la casa y darse unos minutos para relajarse a través de ejercicios de respiración profunda. Además, leer las preguntas lentamente sin pasar más de cinco minutos en una. No mirar para el lado ni compararse con los demás, ya que esto puede aumentar la ansiedad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario