Cosmetología: Un tratamiento complementario a la dermatología


Actualmente, algunos tratamientos dermatológicos requieren como complemento un manejo cosmetológico para hacer más óptima su evolución. Es por esto que Clínica Alemana incluyó dentro de Dermatología el servicio de cosmetología. Esto surgió por la necesidad de complementar procedimientos y dar cobertura a casos no sólo médicos, sino que también a detalles estéticos de los pacientes que consultan.

El doctor Raúl Cabrera, jefe del Servicio de Dermatología de Clínica Alemana, explica que hay varias técnicas muy útiles que pueden ser realizadas por las cosmetólogas, quienes concentran su trabajo en el cuidado de la piel y en situaciones estéticas que no requieren de tratamientos invasivos.

Cosmetología: Un tratamiento complementario a la dermatología Dermatología

“La cosmetóloga es una profesional capacitada para ejercer en el área clínica y es un muy buen complemento para el dermatólogo”, afirma Maggie Campos, cosmetóloga del servicio, quien posee más de 18 años de experiencia en el ámbito de la salud y cuenta, además, con la acreditación del Ministerio de Salud.

Además, señala que el 70% de los pacientes es derivado del especialista con receta prescrita y como parte del tratamiento. “El resto llega voluntariamente y, si es necesario, se les aconseja que consulten al dermatólogo”, explica. A pesar de esto, es importante recalcar que el accionar de la cosmetología siempre es supervisado por un médico especialista.

Los principales tratamientos que se llevan a cabo en el Servicio de Dermatología son limpieza de cutis, microdermoabración y raspado de verrugas.

La limpieza facial consiste en extraer la suciedad de los poros, quistes en retención (milium) y comedones abiertos y cerrados (puntos negros). Este procedimiento es específico y clínico, y se realiza en forma manual con productos como gel de propilenglicol al 30% para limpiar. Además, es esencial para complementar el tratamiento del acné comedoniano.

“En algunos casos de acné, cuando no es posible la limpieza de comedones mediante tratamientos con abrasivos químicos, es necesario hacerlo manualmente mediante técnicas precisas para realizar la extirpación de ellos”, asegura el doctor Raúl Cabrera.
Luego se evalúa la piel y se extraen los comedones y, finalmente, se utiliza un aparato de alta frecuencia para desinfectar. Este procedimiento demora unos 30 minutos.

La cosmetóloga aconseja realizar las limpiezas de cutis una vez al mes en personas con acné y una vez cada seis meses en pieles sanas.

Otro tratamiento es el de microdermoabración, el cual consiste en la remoción del estrato córneo (exfoliar la piel), con el que se obtienen resultados sorprendentes. Sirve para tratar manchas, pieles grasas (hiperseborreicas) y arrugas finas.

“Es una técnica que también puede ser efectuada por cosmetólogas logrando remover el estrato córneo antiguo y promoviendo su recambio. Esto deja una piel con mayor brillo, renovada, lisa y estéticamente muy mejorada, además que disminuye las imperfecciones”, sostiene el doctor Cabrera.

Para ello se utiliza un aparato de microdermoabración, Transderm, el cual posibilita el recambio de los queratinocitos, a través de partículas y flujos de presión, dejando una piel de mejor textura y lustre.

Cada sesión dura 30 minutos, dependiendo de la intensidad, el tipo de piel y el tratamiento de cada paciente. En promedio, se necesitan cinco sesiones, según la evolución y los resultados de cada persona, y su uso cumple fines tanto estéticos como clínicos.

Otra técnica es el shaving, la cual permite la extracción total de verrugas vulgares de manera indolora, lo que se complementa con el tratamiento químico indicado por el médico. Cada sesión dura alrededor de 10 minutos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario