Diverticulitis: Una patología de cuidado


Los malos hábitos alimenticios como el consumo de comida rica en grasas y proteínas, y pobres en residuos, sumado al exceso de estrés, son factores que inciden en la formación de divertículos en el colon, patología denominada diverticulosis y considerada una de las enfermedades de la vida moderna.

El incremento de esta patología se debe, principalmente, a cambios en los hábitos alimenticios y a que las personas están cada día más estresadas, lo que hace que el intestino esté más apretado haciendo que se formen divertículos, verdaderas bolsitas en la pared del intestino grueso o colon.

Es por esto que los casos de diverticulosis han ido en aumento y cada vez se presenta de manera más precoz, con una incidencia del 10%-20% en personas entre 40 y 50 años; 30% a los 60 y en mayores de 80 años sube a un 65% de la población, según una publicación de la Organización Mundial de Gastroenterología..

Los divertículos se producen por espasmo colónico, ya que el intestino se aprieta debido a patologías como el “colon irritable” o trastornos funcionales digestivos (de la función) asociados a espasmo.

Diverticulitis: Una patología de cuidado Gastroenterología

La complicación que se puede presentar se denomina diverticulitis, la cual puede manifestarse como inflamación del divertículo con infección en su interior y en la zona vecina. Se presenta entre el 15% y 25% de los portadores de divertículos, debido a erosiones en la pared seguida de infección, sangramiento local, estrechez después de la reparación de la inflamación y persistencia de espasmo e, incluso, perforación y peritonitis secundaria.

Lo que ocurre es que la deposición dentro del divertículo se seca y forma aristas que con los movimientos intestinales erosiona la mucosa produciendo una herida, lo que permite el ingreso de gérmenes de la deposición que finalmente producen una infección local más o menos severa.

Agrega que otra de las causas de la erosión de la mucosa es el uso de antiinflamatorios. La mitad de los pacientes que presentan diverticulitis estaba tomando estos fármacos.

Esta patología es más frecuente en personas mayores, con sólo un 5% en menores de 40 años, siendo muy extraño antes de los 30, ya que se trata de una enfermedad adquirida, que con el paso del tiempo va aumentando en incidencia.

Tratamiento

El tratamiento para la diverticulosis es la dieta mediterránea, rica en fibras y restringida en grasas y proteínas; realizar deporte y alejarse del estrés laboral, familiar o ambiental.

En la diverticulitis, el tratamiento depende del caso, ya que hay algunos leves que se tratan ambulatoriamente con reposo relativo, antibióticos, analgesia y dieta.

En cambio, en los más graves, manifestados por síntomas como dolor intenso -habitualmente en el lado izquierdo y bajo del abdomen-, fiebre y escalofríos, es necesaria la hospitalización, con régimen cero, analgesia y antibióticos, además de un estudio de imágenes que muestre la situación en la vecindad del divertículo.

La diverticulitis severa, puede complicarse formándose un absceso, o bien, perforándose el intestino, lo que puede provocar una peritonitis, situación que requiere una operación de urgencia. Esta cirugía implica, habitualmente, la necesidad de llevar por un tiempo una colostomía (abertura en el abdomen para eliminar los desechos del cuerpo) para luego hacer una segunda operación y restaurar el transito intestinal. Por eso tratamos de evitarla.

En menores de 50 años que presentan por primera vez diverticulitis, es probable que en sus 30 o 40 años de sobrevida, tengan un nuevo episodio. La llegada de la cirugía del colon con laparoscopía ha hecho que la extracción del segmento que tiene divertículos sea menos complicada.

Por eso dos meses después de la crisis inicial, se estudia a los pacientes con una colonoscopía para evaluar la amplitud residual del colon y que no se asocie con otras enfermedades, decidiendo de común acuerdo con el paciente, si es conveniente la cirugía para evitar que la diverticulitis se repita, sin saber si el próximo episodio será una perforación o una crisis mucho más grave que requiera cirugía de urgencia y colostomía.

Suspender las semillas y la cáscara de algunos alimentos, idea bastante extendida, no tiene fundamento, ya que no hay evidencia de que sea la causa de las crisis. Además, no se ha encontrado semillas en divertículos inflamados y operados en las piezas estudiadas por el patólogo.

Por lo tanto, una vez superado el episodio y/o la cirugía, el paciente debe hacer una vida normal con ejercicios y hábitos de alimentación sana, rica en fibras.

Califica este Artículo
4 / 5 (4 votos)

Categoría: Gastroenterología.




2 Responses to “Diverticulitis: Una patología de cuidado”

  1. margarita valencia esyrada Dice:

    Estoy en una crisis de diverticulitis,me indicam una endoscopia dentro de un mes y medio.No esta contraindicada???


  2. pompy Dice:

    es posible despues de una cirugia dos anos atras repetirse el mismo episodio o aparecer de nuevo una crisis de diverticulitis?que se recomienda o cual es el procedimiento a seguir


Deja un comentario