El aporte de las nuevas tecnologías a la salud del adulto mayor


“Me encanta buscar información y leer los diarios en Internet, pero lo que más me gusta es chatear con mi familia, y así estar al tanto de sus vidas La computación me ha ayudado mucho a mejorar mis dotes cognitivos, por eso realizo constantemente cursos de Internet y talleres de memoria”, cuenta María Teresa Letelier, 87 años, conocida en el ciberespacio con el nickname de “Abuela Haecker”.

Ella es un claro ejemplo de muchos adultos mayores que chatean diariamente con sus nietos, complementan la información de sus antiguas bibliotecas con la de Google y han transformado al celular en uno de sus mejores aliados. Lejos de sentirse intimidados por la globalización, ellos optaron por adaptarse a los nuevos tiempos y subirse al carro de las telecomunicaciones y la Informática.

Hoy se sabe que este tipo de actividades puede ser un excelente aporte a la salud del adulto mayor, dado que le permite acceder a una amplia gama de información, que es la principal forma de prevenir enfermedades. Además, el uso de nuevas tecnologías promueve la estimulación sensorial, lo que mejora funciones nerviosas y es un factor protector del deterioro cognitivo y la demencia. También contribuye a potenciar las relaciones afectivas, porque el e-mail, el Chat y el celular ayudan a mantener el contacto con seres queridos que están lejos.

La Encuesta CASEN realizada en 2003 reveló que seis millones y medio de chilenos tienen acceso a un computador y más de cuatro millones usa Internet como herramienta de información, comunicación y trámites. Asimismo, arroja una importante incorporación del adulto mayor a las nuevas tecnologías: el 16% de las personas de 65 años y más declara acceder a un computador

La doctora Pamela Chávez, geriatra de Clínica Alemana, explica que los adultos mayores han demostrado su capacidad de adaptarse e incorporarse a las nuevas tecnologías en cuanto sirvan para hacer la vida más fácil o práctica. Por ejemplo, muchos las utilizan para mantener contacto con nietos o seres queridos, el que de otro modo no tendrían.
Beneficios de ser un “ciberabuelo”
La incorporación a las nuevas tecnologías por parte de la tercera edad, cobra mayor importancia si se considera que la población chilena está experimentando un aumento progresivo de la esperanza de vida al nacer, que según el Ministerio de Salud bordea los 78 años, en el periodo comprendido entre 2005 y 2010.

La doctora Chávez asegura que, en estos tiempos, quienes llegan a la edad de jubilación se encuentran en condiciones funcionalmente óptimas y psicológicamente con muchas expectativas y posibilidades de desarrollo.

“Las tecnologías de la información y la comunicación permiten un abordaje preventivo de la discapacidad, al brindar herramientas que contribuyen a conservar un máximo de expectativas de vida activa manteniendo un óptimo nivel funcional”, destaca.

Todo esto redunda en un aumento de la calidad de vida, lo que es muy importante si se considera que este incremento es inversamente proporcional a la expectativa de incapacidad. Teniendo esto en cuenta, -agrega la doctora Chávez- “es importante tener claro que el aumento de la calidad de vida no sea considerado un lujo sino una necesidad para evitar severas alteraciones familiares y gastos generados por la discapacidad”.

Desafíos
La experiencia ha demostrado que es conveniente estimular a los adultos mayores a incorporar las nuevas tecnologías en su vida cotidiana, dado que la mayor parte de ellos desea y es capaz de aprender y desarrollarse.

Además de la motivación, también es fundamental otro elemento: la capacitación. Contar con personas que puedan ayudarlos en este proceso de aprendizaje es fundamental para que su primer acercamiento a las nuevas tecnologías sea una experiencia grata y no frustrante. También es bueno que se les explique la importancia del uso moderado, para evitar efectos adversos como la fatiga o la ansiedad.
Luego, se debe evaluar o corroborar que la capacidad intelectual y física actual de la persona permite una mínima relación hombre-máquina.

“Se debe partir del pre-supuesto de que los adultos mayores son capaces de lograr una adecuada autonomía informática, asumiendo que pueden alcanzar el desarrollo de dos elementos básicos: una adecuada relación a nivel de la manipulación y en el ámbito visuoespacial”, asegura la doctora Chávez.

La manipulación incluye el dominio de procedimientos de encendido de la máquina, manejo del teclado, discos y otras operaciones. En tanto, la función visuoespacial se refiere al dominio del software, es decir, trasladarse en la pantalla y orientarse dentro de los programas.

Para seguir avanzando es importante mejorar algunos aspectos que son aún escollos en el proceso de incorporación de las nuevas tecnologías en la vida de los adultos mayores, como el hecho de que los espacios físicos y los objetos utilizados no están pensados para personas con déficit sensoriales parciales, que es el caso de muchos adultos mayores con problemas visuales y auditivos, por ejemplo.
Algunas experiencias internacionales orientadas al adulto mayor como usuario son:

*Organización SeniorNet*.
*SeniorSearh
*SeñorWEB
*Seniorpapi
*La tercera no es la vencida.
*Tecnología GRADIOR para rehabilitación cognitiva

Además, no se considera la falta de fuerza que acompaña a muchas enfermedades neurológicas o miopáticas frecuentes en este grupo etario. Sin embargo, todo esto puede ser compensado con sistemas e instrumentos especiales -como adaptaciones de teléfonos, teclados y pantallas adecuadas- que permitan a las personas mayores ir ganando terreno en la autopista de la información.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tercera Edad.




Deja un comentario