El cáncer de mama en la actualidad


El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en mujeres adultas y los casos han aumentado últimamente. La prevención es la medida más importante para disminuir estas cifras. El ginecólogo-oncólogo Eduardo Cunill, jefe del Centro de la Mama de Clínica Alemana, explica los avances que se han registrado en la prevención de esta patología.

¿El aumento de los casos puede deberse al estilo de vida?
La incidencia de cáncer mamario ha aumentado en el mundo en los últimos años. Las razones de ello no son claras, pero podría deberse a cambios en el estilo de vida, principalmente a una mayor ingesta de grasas. En Chile no hay datos objetivos de un aumento, pero existe la sensación de que así ha sido.
Factores de riesgo
Tienen más riesgo de presentar esta enfermedad las mujeres mayores de 40 años o aquéllas menores con antecedentes personales o familiares de cáncer de mama.

También influye tener la primera menstruación antes de los 12 años o la menopausia después de los 55 años, haber usado alguna terapia de sustitución hormonal y presentar sobrepeso u obesidad.

Una mujer que tiene varios de los factores de riesgo, pero no ha presentado nada que indique peligro, ¿debería considerar la posibilidad de una mastectomía de prevención?
La mastectomía profiláctica sólo puede plantearse en mujeres con riesgo de desarrollar cáncer mamario mayor del 10%. Eso ocurre en aquellas que tienen cáncer hereditario (mutaciones de los genes BRCA 1 o BRCA 2 y otros) y las que tienen riesgos estadísticos elevados calculados por modelos de riesgo.

También se está empezando a hacer quimioterapia preventiva en estos casos, ¿en qué consiste?
En pacientes con riesgo elevado puede plantearse la quimioprevención. Esta consiste en la ingesta de Tamoxifeno (un modulador de receptores estrogénicos) por cinco años, lo que

Dr. Eduardo Cunill, ginecólogo -oncólogo

reduciría el riesgo hasta en un 50% de desarrollar cáncer mamario.

Pero hay que considerar que el Tamoxifeno se ha asociado a un aumento del riesgo de cáncer endometrial (2,3 veces), trombosis venosa profunda (2 veces) y cataratas (1,3 veces), por lo que su uso sólo se justifica cuando la protección es mayor que ese riesgo.

¿Cuándo se realizan mamografías o ecografías mamarias en los casos de mayor riesgo?
En casos de riesgo muy elevado se puede utilizar la resonancia nuclear magnética de mama para la detección precoz. Cuando hay antecedente familiar de cáncer mamario, la mamografía se indica 10 años antes que la edad en que se diagnosticó al familiar.
En el caso de tener quistes benignos, ¿se recomienda sacarlos?
Los quistes mamarios simples son siempre benignos y no hay justificación para su extirpación. Eventualmente, son puncionados cuando producen mucho dolor con el fin de aliviar esa molestia. Por el contrario, los quistes complejos, es decir con elementos sólidos en su interior, deben ser extirpados.

¿Se hacen biopsias preventivas también o sólo cuando ya se sospecha la presencia de un tumor?
Biopsias sólo se realizan cuando existe una lesión con una probabilidad mayor de 2% de corresponder a cáncer. Preferimos siempre las biopsias percutáneas guiadas por imágenes. Clínica Alemana fue pionera en Chile en la utilización de resonancia nuclear magnética para patología mamaria y también lo fue para biopsias guiadas por este método.

Es importante destacar que sólo se justifica en lesiones sospechosas no visibles por otros métodos, como la ecotomografía o la mamografía.

Sonia Margarit, consejera genética.

El consejo genético
El Centro de la Mama de Clínica Alemana cuenta con la colaboración de una consejera genética de la Universidad del Desarrollo que puede estimar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama y aconsejar a las pacientes. “Esto es un recurso pionero de nuestro grupo, que puede apoyar racionalmente el uso de métodos de estudio y prevención”, asegura el doctor Cunill.

Sonia Margarit, consejera genética, responde algunas preguntas sobre la importancia de asesorar a las mujeres de moderado y alto riesgo para que puedan comprender la información y, de esa manera, tomar decisiones que se adapten mejor a su situación particular.

¿En qué consiste un consejo genético?
Es el proceso que ayuda a individuos a comprender y adaptarse a las implicancias médicas, psicológicas y familiares de la contribución genética a enfermedades. El consejo genético en cáncer hereditario, debe ofrecerse, idealmente, en determinadas circunstancias: cuando el individuo presente rasgos de su historia personal o familiar sugestivos de una susceptibilidad genética al cáncer; si la prueba genética disponible pueda ser interpretada adecuadamente, y cuando los resultados puedan ayudar al diagnóstico o influir en el manejo médico o quirúrgico del paciente o de los miembros de su familia con riesgo hereditario de cáncer. Y siempre desde el respeto a la autonomía y privacidad del paciente.
¿Qué ocurre durante una sesión de asesoramiento o consejo genético?
Se obtiene y analiza los antecedentes familiares de cáncer y se evalúa y explica su riesgo de cáncer hereditario. Se determina si el examen molecular genético es una opción de acuerdo con los antecedentes y se describen los beneficios y riesgos de este examen. Luego, se interpretan los resultados y las implicancias. Se otorga apoyo emocional y psicológico al paciente y sus familiares. También se busca información educativa y de apoyo, y se promueven medidas de prevención según el riesgo hereditario.

¿Cuáles serían los beneficios del consejo genético para una persona con antecedentes personales o familiares de cáncer de mama hereditario?
Una parte esencial es obtener una detallada historia médica y familiar del paciente y, en base a esto, proveer información sobre el riesgo de predisposición del paciente para desarrollar el cáncer.

Existen varios modelos de cálculo de riesgo para obtener información sobre el riesgo de adquirir cáncer de mama y/u ovario a lo largo de la vida y también para determinar la posibilidad de tener una mutación en unos de los genes de alta predisposición (BRCA1 y BRCA2).

Considerando los riesgos calculados, se otorga información sobre las medidas de prevención y opciones de manejo médico y, a su vez, a pacientes que cumplen con los criterios de alto riesgo hereditario, se les ofrece información sobre el análisis molecular para identificar mutaciones en los genes BRCA.

Según estos cálculos previos, ¿cuál es el pronóstico?
Mujeres sanas con un alto riesgo de desarrollar cáncer, pueden optar por realizarse el análisis genético de mutaciones en los genes BRCA. Si el resultado es positivo, poseen un riesgo de hasta un 85% a lo largo de la vida de desarrollar cáncer de mama y un 25-40% de desarrollar uno de ovario. En tanto, las que ya han sido diagnosticadas con cáncer mamario y son portadoras de una mutación, tienen mayor probabilidad de desarrollar un segundo cáncer a corto plazo (5 a 10 años) que las pacientes con cáncer esporádico. Saber si uno es portador de una mutación puede modificar las opciones de prevención y manejo médico.

¿Qué otro aporte entrega el consejo genético?
Fundamentalmente, provee un apoyo psicológico y emocional. La gran mayoría de las mujeres que presenta antecedentes familiares tiene una gran ansiedad, temor a la información, sentimientos de culpa y depresión, por lo que el consejo genético ofrece una oportunidad de explorar esos sentimientos, de obtener información sobre una estimación más real de sus riesgos de desarrollar cáncer y, a la vez, ayuda a adaptarse de la mejor manera a la situación.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario