Electrocardiograma, Holter y Registro Loop: Principales detectores de las arritmias cardiacas


Normalmente, el corazón late entre 60 y 100 veces por minuto en forma regular, sin embargo, hay ocasiones en que este ritmo puede verse alterado, lo que se conoce como arritmia, una condición que puede presentarse a cualquier edad y que obedece a diversas causas.

Si bien los síntomas de una arritmia pueden ser muy variados, los más frecuentes son la presencia de palpitaciones o golpes en el pecho o en el cuello, aceleraciones anormales del corazón, mareos y pérdidas de conciencia.

Para lograr un diagnóstico oportuno y ofrecer el mejor tratamiento para cada caso, existen tres tipos de exámenes no invasivos, es decir, que no requieren de un procedimiento quirúrgico para ser realizados. El más utilizado es el electrocardiograma de reposo, el que consiste en el registro gráfico de la actividad eléctrica del corazón.

El doctor Rodrigo Montagna, cardiólogo y electrofisiólogo de Clínica Alemana, explica que este estudio se solicita cuando existe sospecha de que los síntomas que tiene el paciente pueden deberse a un trastorno del ritmo cardiaco, ya sea porque su frecuencia cardiaca es muy rápida (taquicardia) o inusualmente lenta (bradicardia).

Cada una de las fases del latido cardiaco tiene una traducción eléctrica tipo onda que se puede inscribir en papel. Para obtener el trazado con el electrocardiograma se colocan 10 electrodos en los brazos, piernas y pecho. El examen no toma más de 10 minutos y es indoloro.
Sin embargo, como muchas veces las alteraciones del ritmo cardiaco se presentan en forma más esporádica, es decir, con una diferencia mayor a 24 horas entre un evento y otro, es bastante frecuente que este examen resulte normal. En estos casos se complementa con un Holter de 24 horas, que es una especie de electrocardiograma continuo que registra la actividad eléctrica del corazón por un lapso de 24 a 48 horas en forma ininterrumpida.

Para efectuar este estudio, se le colocan al paciente entre tres y cinco electrodos conectados a un sistema de grabación portátil que registra la actividad eléctrica del corazón durante 24 horas. Este aparato, del tamaño de un personal estéreo, no produce molestias. El único inconveniente es que durante ese día el paciente no puede bañarse.

Si en este periodo aparecen síntomas sospechosos, la persona debe anotarlos en un papel de registro con su hora, para que luego el especialista pueda correlacionarlos con los hallazgos electrocardiográficos.

“Durante este tiempo, el paciente puede hacer su vida normal, incluso, si hay actividades o condiciones que la persona siente que le precipitan las arritmias como el deporte o fumar, por ejemplo-, se aconseja que las realice, porque la idea es tomar una ‘foto de la arritmia’. No tiene sentido que se coloque el aparato y se vaya a acostar, porque probablemente saldrá normal”, explica el doctor Montagna.

El Holter de 24 horas también puede ser poco revelador si se trata de arritmias aún más esporádicas, es decir, cuando las alteraciones del ritmo cardiaco se producen con más de un día de diferencia, por ejemplo, la persona presenta palpitaciones una vez a la semana o un par de veces al mes.
“Hay ocasiones en que justo el día en que la persona se realiza el Holter, no se presenta ninguna arritmia, y el examen sale normal. Para estos casos tenemos otro examen que se llama Registro o Electrocardiograma Loop (registro de eventos), para el que se utiliza un dispositivo que el paciente puede llevar hasta dos semanas”, explica el cardiólogo.

Al igual que el Holter, este examen registra el ritmo cardiaco mediante una grabadora que está conectada a electrodos ubicados sobre la piel. La ventaja es que el tiempo de registro es más prolongado (entre 7 y 14 días) y los electrodos se pueden sacar y volver a colocar, por lo que la persona se puede bañar sin problemas. Además, no necesita registrar manualmente cuando siente molestia o arritmia, basta con que pulse un botón y el suceso se graba.

Es importante destacar que todos estos exámenes son absolutamente indoloros y no requieren ningún tipo de preparación previa.

Califica este Artículo
3.50 / 5 (2 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario