Embarazo: Una espera llena de cambios


El embarazo es una etapa muy alegre, sin embargo, también está llena de grandes cambios físicos, psicológicos y emocionales, los que a veces transforman esta espera en un periodo difícil para la mujer.

Estar bien informados sobre las distintas alteraciones del embarazo es indispensable para los padres. Se trata de un proceso normal que exige la elección de un especialista obstétrico adecuado y de confianza.

Aquí, el doctor Max Polanco, ginecólogo de Clínica Alemana, explica las alteraciones más comunes que puede experimentar la mujer y cómo enfrentarlas.

¿Por qué hay repentinos cambios de humor?
Existen factores que hacen que la mujer esté más lábil (sensible) emocionalmente y que le afecten más fácilmente ciertas cosas. Esto se debe a que el embarazo es una condición nueva, en la cual siente incertidumbre por los cambios que vienen.

Algunas de estas alteraciones son aumento de peso y transfomaciones en la fisonomía. Asimismo, las mamas pueden doler, la mujer no se siente normal, manifiesta desgano y, por lo tanto, no duerme adecuadamente. A veces, tienen acidez y mal aliento. A esto se suma la incertidumbre de cómo va a influir la llegada de el recién nacido en el núcleo familiar.

Además, actualmente la mujer se ve enfrentada a cumplir distintos roles y se ha vuelto más exigente consigo misma, ya que se esfuerza por rendir igual que antes de embarazarse. Todo eso genera estrés, lo que provoca cambios de humor y entorpece las relaciones.

¿Es posible evitar las manchas?
Los cloasmas manchas que se producen en la cara- son café y aparecen en el dorso de la nariz y la región de las mejillas. Asimismo, se tiñen algunas líneas como alrededor de los pezones y entre el ombligo y el pubis, que luego del parto tienden a atenuarse.

Esta hiperpigmentación se debe a los cambios hormonales del embarazo, y se exacerba al exponerse al sol.

Una forma de minimizar las posibilidades de que aparezcan es exponerse al sol en forma gradual y paulatina, junto con utilizar bloqueador.
¿Cómo afecta el embarazo el número de calzado?
No es que el pie crezca, lo que sucede en el 50% de las mujeres embarazadas es que tienen edemas, es decir, acumulan líquido en las extremidades, especialmente en las piernas y el empeine. Esto hace que el calzado normal no quepa.

Para evitar complicaciones, en cada control se mide la presión. Además, durante el embarazo, se recomienda usar zapatos cómodos. En todo caso, esta hinchazón, que aumenta con el calor de verano, es transitoria y desaparece la semana posterior al parto.

¿El embarazo afecta las articulaciones?
Normalmente, durante la gestación se produce una serie de cambios fisiológicos en la mujer, como el aumento de peso, por lo que se producen una serie de mecanismos compensatorios. Uno de éstos es que cambia el centro de gravedad, ya que debido a la “guatita” la mujer tiende a echar la espalda para atrás, lo que se traduce en un aumento de hiperlordosis.

Además, aumenta la base de sustentación, es decir, en vez de pararse con los pies en forma paralela, éstos se colocan en posición “un cuarto para las tres”, como los palitos del reloj. Ambas modificaciones facilitan la aparición de lumbago, para lo que se recomienda mantener el peso adecuado.

Sin embargo, el cambio más notorio en algunos casos son los edemas a nivel de las extremidades, lo que produce una sensación de adormecimiento.

¿De qué depende la aparición de estrías?
Éstas dependen, principalmente, de la predisposición genética. Si frente a bruscos cambios de peso se producen estrías, durante el embarazo va a haber más probabilidades de que aparezcan.

Para evitar esto, se aconseja embarazarse con el peso ideal y subir aproximadamente 800 grs. mensuales o lo que su obstetra le recomiende y no sobrepasarse. En forma paralela, es útil usar crema antiestrías. Estas precauciones evitan en la mujer el sobrepeso luego del parto.
Por último, hay que considerar la ingesta y el gasto calórico, porque se puede estar comiendo lo mismo y engordando más. Para que esto no suceda hay que agregar actividad física de mantención durante el embarazo, como caminar y hacer ejercicios en el agua.

¿Qué pasa con los vellos y el cabello?
En esta etapa aparece más vellos y tienden a colocarse más gruesos. Sin embargo, esto se revierte al concluir el embarazo, por lo que si aparecen en otras zonas se les aconseja a las futuras mamás no depilarlos.

También se producen cambios en el pelo durante el embarazo y la lactancia debido a los requerimientos vitamínicos, entonces el cabello puede perder brillo, opacarse y ponerse quebradizo.

Para esto es posible utilizar productos capilares, ya que no existe una contraindicación durante el embarazo que prohíba usar estas sustancias. Lo que sí está prohibido es la exposición constante a estos productos, como en el caso de quienes trabajan como tinturistas.

¿Qué pasa con el estreñimiento, las várices y las hemorroides durante el embarazo?
Producto de todos los cambios hormonales que ocurren en esta etapa y, fundamentalmente, del efecto estrogénico, aparecen -sobre todo en mujeres de piel blanca- telangiectasias, pequeñas venas en forma de arañitas que son reversibles y secundarios al embarazo.

Asimismo, se hace más frecuente la aparición de hemorroides, debido al aumento de la presión intraabdominal. Éstas sólo pueden ser tratadas después del embarazo y el puerperio, es decir, tres meses después del parto.

Respecto a la constipación, es una consecuencia de los cambios hormonales y de los medicamentos que durante esta etapa se recetan como suplementos vitamínicos. La mejor forma de manejar esto es con una dieta rica en fibra y líquido.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario