Equipo único en Chile para hemodiálisis en recién nacidos


Hasta hace pocos meses no existía en Chile ningún equipo que permitiera realizar hemodiálisis continua en recién nacidos, lo que significaba que quienes nacían con insuficiencia renal aguda o ciertas enfermedades metabólicas graves tenían muy pocas posibilidades de sobrevivir.

Sin embargo, desde diciembre de 2007 Clínica Alemana cuenta con un sofisticado equipo, único en Chile, para efectuar terapias de hemodiálisis continua desde los primeros días de vida, a diferencia de los equipos tradicionales de hemodiálisis que en general sólo pueden usarse en niños de más de 10 kilos, es decir, mayores de un año.

El doctor Jorge Roque, jefe de la UCI Pediátrica de Clínica Alemana, explica que esta tecnología es utilizada en diversos centros europeos, donde ha demostrado mejorar considerablemente la sobrevida de estos menores, la que alcanzaría a alrededor del 50% a un año. De hecho, las publicaciones modernas dicen que el tratamiento óptimo de este tipo de crisis se efectúa con este sistema.

En Chile, este equipo ya ha sido utilizado en tres niños, uno de Clínica Alemana y los otros dos derivados de distintos centros de salud. Dos de ellos lograron sobrevivir.

Hasta el momento, cuando nacía un niño con insuficiencia renal grave o una enfermedad metabólica aguda, como la hiperamonemia (exceso de amonio en la sangre), se le efectuaba una diálisis peritoneal, procedimiento con bajos índices de efectividad en casos como éstos.
“Uno de los recién nacidos que recibimos tenía una enfermedad metabólica grave y era necesario purificar la sangre. En su hospital de base le realizaron una diálisis peritoneal, pero el menor se agravó, por lo que lo derivaron a nuestra Clínica, donde con el nuevo equipo logramos corregir el problema en 12 horas”, cuenta el doctor Roque.

¿Cómo funciona?
El nuevo equipo se conecta a la circulación del niño, a través de catéteres que permiten sacar la sangre y llevarla a un filtro que la depura y la devuelve limpia. En forma paralela, los especialistas van tomando muestras de sangre para ver qué tan rápido se va purificando.

Mientras se realiza el procedimiento, el recién nacido está anestesiado y conectado a ventilación mecánica, por lo que no siente ninguna molestia.

El doctor Roque explica que esta tecnología permite efectuar la hemodiálisis de manera muy rápida, segura y eficiente. En general, el procedimiento completo demora entre dos y tres días, pero las condiciones del niño mejoran antes de 24 horas.

“El objetivo de este equipo es salvar la vida del menor, es decir, lograr que supere la fase aguda de la enfermedad. Una vez pasada la emergencia, se evalúa si requiere de otro tipo de procedimientos, en caso de que se trate de una patología que se transforme en crónica”, concluye.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario