Estreñimiento crónico: Un problema frecuente que tiene solución


A veces, ir al baño se puede transformar en una pesadilla. Esto porque cerca de un 20% de la población padece de estreñimiento crónico, una molestia muy frecuente que, según el doctor Antonio Rollán, jefe de la Unidad de Gastroenterología de Clínica Alemana, la mayoría desconoce, ya que se piensa que el principal indicador es la frecuencia para ir al baño, pensando que lo habitual es ir todos los días. Sin embargo, este es sólo uno de los factores que incide y no el más importante.

“La frecuencia normal es muy amplia, desde personas que van tres veces al día hasta el extremo de quienes van una vez cada dos o tres días, lo que no necesariamente es anormal, si cuando lo hacen no requieren un gran esfuerzo”, sostiene.

En cambio, agrega el especialista, hay individuos que evacuan todos los días, pero pujando mucho y con la sensación de evacuación incompleta, lo que podría tratarse de un caso de estreñimiento y que avalaría la idea de que la frecuencia no es el único parámetro.

En general, los síntomas son dificultad para defecar, sensación de evacuación incompleta -más del 25% de las veces-, pujo excesivo y una consistencia aumentada de las fecas, lo que se evalúa mediante la Clasificación de Bristol. “De acuerdo al aspecto de las deposiciones, se puede hacer una correlación con el tiempo de tránsito intestinal, por ejemplo, cuando la deposición está constituida por bolitas separadas, quiere decir que el tiempo de tránsito es lento y lo más probable es que el paciente sea estítico”, sostiene.

Además, explica que el sangramiento anal no es un criterio diagnóstico de constipación, sino que constituye una condición patológica separada, la que debe motivar una consulta médica, independiente de que la persona padezca o no de estreñimiento. En ocasiones, puede deberse a patologías relacionadas con la constipación, como una fisura anal o hemorroides internos, pero también es posible que se trate de pólipos o un cáncer colo-rectal.
En cuanto a la alternancia entre diarrea y estitiquez (pasar de una condición a otra extrema), la mayor parte de las veces es atribuible a un Síndrome de Intestino Irritable, una alteración en la motilidad y sensibilidad del intestino que se manifiesta como estitiquez, diarrea o alternancia entre ambas.

Es por esto que el doctor Rollán enfatiza que la constipación es un síndrome, esto es un síntoma que puede tener más de una causa y que requiere de cierto criterio para hacer un diagnóstico certero.

Causas y tratamiento
Sin duda, la principal causa de estreñimiento es la dieta y los hábitos inadecuados. “Esto es positivo, ya que significa que no es una enfermedad grave, y que con medidas dietéticas y cambio de hábitos se puede revertir en la mayor parte de los casos”, aclara.

Generalmente, se trata de personas que consumen poca fibra, hacen poco ejercicio y se dan escaso tiempo para ir al baño. “Esta combinación la sufrimos todos un poco, porque es parte de la vida moderna que ofrece una dieta con comida más elaborada y con menos fibra, la cual es fundamental para estimular el intestino y lograr deposiciones voluminosas y blandas, condición que activa el reflejo rectal”, explica.
¿Cuándo consultar?
– Constipación de comienzo reciente
– Presencia de sangre en las deposiciones
– Baja de peso no buscada o sin explicación
– Cuando el cambio de dieta -aumento de fibra- no funciona después de, por lo menos, un mes.
– Antecedentes de tumores de colon en familiares directos

Agrega que el estreñimiento es más frecuente en mujeres y una de las razones es porque son más cuidadosas para ir al baño, tienen menos potencia muscular y comen menos.

“Muchas veces ellas no van al baño si no es en su casa, o sea ignoran el reflejo rectal (necesidad de evacuar), lo que es pésimo porque cuidar este reflejo es importantísimo. Hay muchas personas que no van al baño si están en la oficina, en la casa de una amiga o de vacaciones. Lo mismo pasa con los niños, a quienes hay que enseñarles que no es bueno aguantarse. El ignorar o postergar en forma habitual el deseo defecatorio se asocia a un deterioro en el reflejo rectal”, enfatiza.
El especialista es más enfático aún. Señala que de 100 personas que tienen constipación crónica, probablemente 90-95 no padecen una patología identificable significativa, sino que se trata de un estreñimiento crónico funcional o idiopático que se relaciona, principalmente, con la dieta y hábitos.

En el 5% restante se puede encontrar una serie de causas, por ejemplo, consumo de algunos medicamentos (antiespasmódicos, antidepresivos, etc.) o enfermedades previas, como diabetes, patologías debilitantes que provoquen pérdida de masa muscular, neurológicas o las propias del tubo digestivo.

Otro porcentaje menor puede padecer inercia colónica, enfermedad crónica en la que existe una alteración primaria en la motilidad del intestino que requiere una resección de la mayor parte del colon. Es importante destacar que esta patología constituye una minoría entre los pacientes que consultan y que la cirugía está indicada en muy pocos casos.

El problema, según el doctor Rollán, es que las personas buscan la solución usando laxantes, una medida de utilidad transitoria, que muchas veces agrava el problema, ya que la mayoría produce irritación de la mucosa colónica o una motilidad intestinal irregular y descoordinada que induce una defecación a costa del reflejo rectal. Por lo tanto, no deben ser usados de manera permanente ni sin previa evaluación médica.

El tratamiento principal es el cambio en la dieta, la que debe ser rica en fibra. La recomendación de la Orgamización Mundial de la Salud (OMS) es consumir cinco porciones de frutas o verduras al día. A veces se puede prescribir el uso de medicamentos que simulan el efecto de la fibra, sobre todo en aquellos casos en que es muy difícil modificar los hábitos del paciente, ya que para que el tratamiento sea efectivo la ingesta de fibra deber ser constante, debido a que los resultados, probablemente, no se verán antes de un mes.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario