Evaluación y clasificación de quemaduras en recién nacidos


En el lugar del accidente debe eliminarse el agente quemante lo más rápido posible. En el caso de una lesión química, se debe lavar la herida de inmediato con abundantes cantidades de agua. Se retiran todos los anillos y relojes de las extremidades para evitar un efecto de torniquete. Se cubre la herida y se mantiene al paciente caliente durante el transporte. En la unidad de urgencias, una persona quemada se trata como cualquier individuo traumatizado. Se debe prestar atención especial a las vías respiratorias, si existen antecedentes de lesión por flama en un espacio cerrado. Se puede presentar en poco tiempo obstrucción de las vías respiratorias superiores, especialmente en niños pequeños. Hay que administrar oxígeno (100%), se obtiene un acceso intravenoso de inmediato y se administran 20 ml de solución de Ringer con lactato por kilogramo de peso corporal en los primeros 30 minutos. Tal vez sea muy difícil establecer un acceso vascular, sobre todo en los niños pequeños. Los catéteres femorales son seguros en los niños y a menudo son más fáciles cuando no es posible obtener un sitio periférico. El acceso intraóseo es ideal para el sujeto en estado de choque, particularmente en hospitales remotos o salas de urgencias en las que la experiencia para el acceso venoso es limitada. En todas las quemaduras importantes se coloca una sonda nasogástrica y una de Foley. Se debe obtener un historial clínico minucioso y se efectúa un examen detallado, una vez que se completa el estudio primario y se inicia la reanimación. Se determina cuidadosamente el porcentaje del área de superficie corporal quemada y la profundidad de la lesión. La regla de los nueves, que comúnmente se emplea en adultos, es inapropiada en los niños. El tamaño de la cabeza del recién nacido equivale a casi tres veces el área de superficie corporal respecto del adulto, en tanto que la pierna del recién nacido es aproximadamente la mitad del porcentaje de área de superficie, en com-paración con un adulto. Se deben utilizar las gráficas de Lund-Brauder para valorar el porcentaje de superficie corporal afectada. Asimismo, se estima un peso seco “exacto”.
Hay que suministrar medicamentos para el dolor por vía intravenosa. Las inyecciones intramusculares o subcutáneas son ineficaces y a menudo peligrosas en víctimas con quemaduras. Los criterios de hospitalización incluyen quemaduras de grosor parcial mayores de 10% o quemaduras de grosor total mayores de 2%; cualquier quemadura en las manos, cara, pies o perineo; cualquier lesión por inhalación; todas las quemaduras eléctricas y químicas; y todos los casos sospechosos de maltrato infantil.
Los estudios de laboratorio en la admisión incluyen cuenta sanguínea completa, perfil químico, análisis de orina y radiografía de tórax. Si se sospecha lesión por inhalación o eléctrica, deben obtenerse los valores de gases en sangre arterial, electrocardiograma y concentraciones de carboxihemoglobina.
Los niños con quemaduras que no satisfacen los criterios de admisión hospitalaria se pueden tratar como pacientes externos. Se debe administrar un refuerzo tetánico a cualquier individuo que no haya recibido un refuerzo en los últimos cinco años o que no pueda recordar la fecha de su última inmunización. Los pacientes sin inmunización previa o inmunizados en forma inadecuada deben recibir 250 unidades de inmunoglobulina tetánica. Se debe iniciar una serie de inmuniza-ciones activas. En las personas que satisfacen los criterios de admisión se lavan cuidadosamente las heridas con agua y jabón. Se elimina todo el tejido desvitalizado y las vesículas abiertas; muchas veces las ampollas en las palmas de las manos y los pies se pueden dejar intactas. Una vez que se ha desbridado y cuidado el área, se aplica una cantidad generosa de crema de sulfadiacirra de plata u otro agente tópico y se envuelven las extremidades en forma laxa con Kerlex. Se debe considerar la escarotomía en todas las quemaduras circunferenciales, que suele practicarse en la cama del paciente sin anestesia usando un cauterio con punta de aguja.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario