Falla del catéter en los recién nacidos


La oclusión o fractura del catéter es la segunda razón para retirarlo. Aunque las fracturas externas de los catéteres de silastic pueden repararse, las internas pueden ocasionar embolización del catéter o extravasación. En consecuencia, si se detecta una torcedura del catéter en la radiografía torácica casi siempre está indicado el retiro del mismo.112 Los catéteres de silastic pueden ocluirse por un trombo, precipitados de calcio o depósitos de lípidos. Debe efectuarse una prueba inicial con dos irrigaciones de urocinasa (5 000 U/ml), cada una con un tiempo de permanencia de 20 minutos. Si esta medida falla, se realiza una prueba con dos irrigaciones de ácido clorhídrico 0.1 N con un tiempo de permanencia similar. Si el ácido clorhídrico no tiene éxito, se intenta con etanol al 70%. El ácido clorhídrico disuelve los precipitados de calcio y es el más efectivo en los pacientes con nutrición prolongada. El etanol remueve los depósitos de lípidos, así como la mayoría de los precipitados de fármacos.113 El volumen de casi todos los catéteres de silastic es pequeño y pueden infundirse volúmenes muy bajos de estos agentes con potencial dañino. Un catéter pediátrico calibre 4 FBroviac tiene un volumen de 0.004 ml/cm de longitud y uno de calibre 2.7 F-Broviac tiene un volumen de 0.002 ml/cm de longitud.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario