FRACTURAS COSTALES EN NIÑOS


El tórax de los niños es muy dócil por la elasticidad de las costillas que resulta de su mayor contenido de cartílago en comparación con los adultos. Esta docilidad difunde la fuerza del impacto y permite menos fracturas costales de las que ocasionaría una lesión similar en un adulto. Aunque en niños es común la fijación por molestia, rara vez se observan atelectasias por la propensión de los niños al llanto.
El diagnóstico de fracturas agudas de las costillas se establece mediante radiografías o un gammagrama óseo adicional para detectar fracturas costales en cicatrización en sujetos con sospecha de abuso. Las fracturas costales múltiples siempre deben hacer pensar en abuso infantil. Las fracturas costales causan a menudo lesión intrapleural. Los pacientes con estas anomalías tienen el doble de probabilidad de presentar neumotórax o hemotórax respecto de quienes no las padecen. Si bien algunas de ellas pueden atribuirse a los bordes agudos de los fragmentos óseos que desgarran las pleuras visceral y parietal, la fuerza necesaria para producir una fractura costal casi siempre es suficiente para provocar una lesión intratorácica
Por lo regular son suficientes los analgésicos orales para controlar el dolor y sólo rara vez es necesario bloquear los nervios intercostales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario