FRACTURAS DEL CRANEO LINEALES, DIASTASICAS Y EN CRECIMIENTO


El 90% de las fracturas pediátricas del cráneo es lineal e incluye la bóveda craneal.61 Estas fracturas suceden a menudo junto con concusión y contusión. Las características radiológicas en las placas simples de cráneo incluyen un trayecto oscuro delgado, recto y sin ramificación. Las decisiones sobre el tratamiento médico se enfocan por lo regular en las molestias posconcusión y el resultado final esperado es excelente.
Las fracturas diastásicas se extienden hacia una sutura craneal y la separan. Son más comunes en niños que en adultos jóvenes.62 Las fracturas del cráneo en crecimiento, o quistes leptomeníngeos postraumáticos, tienen un aspecto característico. Este trastorno consiste en una línea de fractura que se ensancha con el tiempo y, aunque la mayor parte no induce síntomas, el quiste puede desarrollar un efecto de masa con declinación neurológica concurrente. Estos quistes son raros y ocurrieron en 0.6% de los casos en una serie grande de fracturas pediátricas del cráneo; muchas veces se vinculan con una fractura diastásica y requieren un desgarro contiguo de la duramadre. Como promedio, la lesión tiene lugar en menores de un año y el 90% ocurre antes de los tres años de edad. Los niños presentan una masa subgaleal en crecimiento y poseen un antecedente de traumatismo en los seis meses previos. Se necesita una intervención quirúrgica para corregir estas deformaciones progresivas.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario