Hiperlexia: Descubriendo las letras antes de tiempo


La hiperlexia es la habilidad para acceder a la lectura de forma precoz, espontánea y sin enseñanza formal previa, es decir, cuando un niño menor de cinco años, no sólo puede leer sino que siente fascinación por la lectura.

Es un síntoma secundario que puede estar presente en diversos trastornos relacionados con el reconocimiento temprano del lenguaje escrito, aunque también puede presentarse en niños normales. El diagnóstico se hace a los tres años aproximadamente, edad en que no es habitual que se haya desarrollado la destreza lectora. Se da con mayor frecuencia en hombres y no hay un factor hereditario conocido.

La hiperlexia tiene la particularidad neurológica de que es observada en niños que tienen alteraciones o retraso en el desarrollo y conductas de lectura indiscriminada y compulsiva. “Esta habilidad para la decodificación de palabras no se correlaciona con el nivel intelectual y, por el contrario, muchas veces se asocia con diferentes grados de retardo mental y siempre con dificultades en las relaciones sociales”, explica el doctor Carlos Acevedo, neurólogo infantil de Clínica Alemana.

Los preescolares que impresionan por su facilidad para la lectura también tienen gran dificultad en comprender el lenguaje oral y lo aprenden en forma peculiar, por ejemplo, memorizando las oraciones sin comprender su significado; tienen muy desarrollada la memoria visual y auditiva, y la hipersensibilidad auditiva, olfatoria y táctil. Además, “presentan un atraso social en el habla, porque no se interesan y se aíslan. Raramente, empiezan las conversaciones y necesitan mantener rutinas y presencia de conductas rituales obsesivas. Dentro de esto, comienzan a leer señales, carteles y frases, pero no tienen comprensión de lo que significan. Además, lo leen con una articulación (pronunciación) muy exagerada”, afirma el doctor Acevedo.

El especialista agrega que la facilidad para las letras sigue toda la vida, ya que el lector que parte temprano, va a ser siempre un muy buen lector porque tiene un interés espontáneo y natural.
El tratamiento para la hiperlexia consiste en canalizar los textos de acuerdo a la edad y sexo. Hay que guiarlos y asesorarse por un experto para que los contenidos sean adecuados, dosificando también la cantidad de lectura.

Hiperlexia y autismo
Comparado con otros trastornos del desarrollo, la hiperlexia se observa con mayor frecuencia en niños con autismo. El doctor Acevedo asegura que la mayoría de los casos se ha descrito en niños autistas que no tienen un adelanto en la comprensión de lo leído para su edad y que también contrasta con un déficit en las habilidades sociales y lingüísticas en la comunicación oral.

Pero, la hiperlexia no es exclusiva del autismo, también ha sido descrita en niños con síndrome de Down y síndrome de Turner.

Califica este Artículo
3 / 5 (1 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario