Historia de la reparacion quirurgica del Pectus excavatum


En 1911 y 1913, Meyer y Sauerbruch efectuaron la reparación quirúrgica del pectus excavatum y desde entonces los métodos de reparación han evolucionado.

En 1949, Ravitch describió una técnica que incluía

  1. Extirpación de todos los cartílagos costales deformados con el pericondrio.
  2. Separación del xifoides del esternón.
  3. Separación de los haces intercostales del esternó.
  4. Osteotomía esternal transversa. Esta técnica permitió el desplazamiento del esternón en sentido anterior con alambre de Kirschner.

En 1957 y 1958, Baronofsky y Welch notificaron, respectivamente, una técnica para la corrección del pectus excavatum y enfatizaron la importancia de la conservación total de las vainas pericondriales de los cartílagos costales, la preservación de los haces intercostales superiores, una osteotomía esternal y una fijación anterior del esternón con suturas de seda.23,24 Se han obtenido excelentes resultados con este método. Otros han practicado la fijación apuntalada del esternón para garantizar la estabilidad temprana del mismo en posición anterior.

Historia de la reparacion quirurgica del Pectus excavatum Pediatría

Aún no se ha realizado un estudio aleatorio entre estas dos técnicas para comparar los resultados a largo plazo de cada una. Dos grandes series informaron resultados similares con ambos métodos: una comunicó resultados satisfactorios en 92% utilizando puntales, en una cohorte de 1 112 pacientes, en tanto que la otra notificó resultados satisfactorios en 91%, usando un procedimiento sin puntales en 392 personas.

Se ha descrito un método de fijación trípode, que incluye osteotomía esternal posterior, resección subpericóndrica de los cartílagos costales inferiores deformados y corte oblicuo de los cartílagos costales normales segundo o tercero. Estos cartílagos seccionados oblicuamente se colocan superpuestos y se aseguran para apoyar el esternón en una posición anterior. En un grupo de 45 pacientes se publicaron resultados satisfactorios en el 100%.

Asimismo, se ha descrito una técnica de rotación esterna1, practicada sobre todo en Japón. En una gran serie, el esternón se empleó como injerto libre, que se rotó 180° y se aseguró a los cartílagos costales de los cuales se había separado. Este método radical para los niños con pectus excavatum ha tenido una aceptación limitada, dadas las alternativas y el riesgo de complicaciones mayores, si ocurre infección.

Se ha publicado también un método para elevar el esternón mediante una barra retroesternal sin resecar ni cortar los cartílagos costales, pero aún se espera su replicación por otros centros para confirmar su seguridad y eficacia.31

Se utilizan todavía algunas técnicas para la reparación quirúrgica del pectus excavatum. Ningún método se acepta de modo unánime como el procedimiento óptimo. Todos tienen algún riesgo de recurrencia tardía, lo que dificulta el control de este problema.

Solución

Esta consiste en aplicar un puntal retroesternal para lograr una fijación anterior sólida del esternón, en particular en niños mayores o adolescentes. El uso de un puntal también evita la necesidad de cortar las vainas pericondrales inferiores del esternón para lograr una movilidad adecuada. Debe utilizarse fijación con pun tal en todos los niños con síndrome de Marfan en virtud del índice de recurrencia particularmente alto.

Desde el punto de vista técnico, la reparación secundaria de las depresiones recurrentes es mucho más difícil que la reparación primaria, debido a los cartílagos costales cicatrizados y deformados. La reparación secundaria también se relaciona con una hemorragia mayor y problemas respiratorios posquirúrgicos. La fijación sólida del esternón en posición anterior es crucial para los resultados aceptables en estos individuos.

La recurrencia es una complicación frecuente, ya que los cartílagos costales se regeneran mal después de una segunda reparación y no logran soportar el esternón en dirección anterior después de retirar los puntales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario