Incidencia y epidemiologíade quemaduras en recién nacidos


El traumatismo es la causa principal de muerte en niños. Las quemaduras son la segunda más común de muerte accidental en el hogar, en niños menores de cinco años de edad. Cada año hay dos millones de lesiones por quemaduras, 300 000 de las cuales se producen en un estimado de 32 600 incendios domésticos cada año. Los niños menores de cuatro años representan el 50% de las muertes en incendios domiciliarios.12 Hasta 100 000 personas ingresan al hospital cada año por quemaduras y 7 800 mueren a causa de las lesiones. De las 100 000 personas hospitalizadas, 40% corresponde a menores de 15 años y 67% a varones. Cada año mueren 2 500 niños por quemaduras, en tanto que 10 000 sufren discapacidad permanente grave. El mecanismo más frecuente de lesión es la escaldadura. Los productos relacionados con la preparación y el consumo de alimentos explican 48% de las lesiones por escaldadura.
Los lactantes son escaldados con más frecuencia durante el baño. Más común es que los preescolares sufran quemaduras con líquidos calientes, derrame de alimentos o agua de la llave caliente. Los derramamientos de grasas calientes representan un porcentaje menor de las quemaduras en lactantes menores, pero producen un alto porcentaje de las quemaduras profundas, sobre todo en cara, cuello y brazos. Las lesiones por cables eléctricos en la boca suceden casi exclusivamente en este grupo de edad. Las quemaduras por contacto son más habituales en este grupo de edad y suelen provocar lesiones profundas en la mano. La fascinación de los escolares por los fósforos y encendedores tiene como consecuencia un aumento de la incidencia de lesión por flama.
Es más probable que los adolescentes y preadolescentes experimenten con la combinación de fuego y agentes volátiles. La incidencia de lesión eléctrica de alto voltaje se eleva en la adolescencia. En Inglaterra, las lesiones por escaldadura han mostrado un ligero aumento durante los últimos 10 años. En Dinamarca, en comparación, ha habido una reducción progresiva de la incidencia de lesiones por escaldadura de más de 50% desde 1981, como resultado de los programas de regulación y educación públicos. La tasa de mortalidad por quemaduras ha disminuido notablemente en la mayoría de las sociedades occidentales, pero aún es alta en muchos países en desarrollo.
La lesión por quemadura ocurre en 10 a 20% de los casos comprobados de maltrato a niños. El maltrato con quemadura es mucho más frecuente en niños menores de cinco años, con una edad promedio de 1.5 años. La tasa de mortalidad en los niños maltratados es notablemente mayor cuando se comparan la edad y gravedad de la quemadura con niños quemados por accidente. Las quemaduras que se limitan a la región glútea, perineo y ambos pies son casi patognomónicas de abuso. La evidencia de maltrato previo, simetría bilateral, distribución en guante, lesiones múltiples, quemaduras en el dorso de las manos y el retraso para buscar atención médica deben alertar sobre la posibilidad de que la quemadura haya sido intencional.
Los factores de riesgo incluyen ser el varón más pequeño de un hogar con desventajas económicas y mantenido por un padre o madre solteros. Las discapacidades y los antecedentes de una quemadura o lesión previa también son factores frecuentes. Los defectos congénitos pueden simular el maltrato. Se manifiestan por escaso aumento de pes, fracturas y lesiones cutáneas que muchas veces parecen quemaduras y equimosis. Las personas hábiles para las evaluaciones sociales deben participar en estas situaciones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario