La dieta mediterránea y sus beneficios


Si hablamos de hábitos alimenticios saludables, no podemos dejar de mencionar a la dieta mediterránea. Este tipo de alimentación es ideal para aquellos que desean comer bien, sabroso y manteniéndose a raya con el peso. Para los que no conozcan acerca de esta dieta, les estaremos contando a continuación de qué se trata.

La dieta mediterránea, tal como lo indica su nombre, surgió en los países que tienen costas o que están cerca del Mar Mediterráneo. Los productos alimenticios naturales que se pueden ver en las naciones mediterráneas se destacan por su excelente sabor y por ser de los más saludables.

Una dieta mediterránea está compuesta por diferentes aspectos: el consumo de frutas, verduras, pescado, aves de corral, pastas, pan, aceite de oliva y una copa de vino diaria, junto a la incorporación de otras costumbres no ligadas a la alimentación, como las caminatas en días soleados y la costumbre de la siesta todos los días en las estaciones del año donde hace más calor.

Las bondades de esta dieta son tales que ya se la ha comenzado a incluir en otros países. Estados Unidos, por ejemplo, está tratando de transformar el hábito alimenticio de sus habitantes y cada vez son más los que se suman a la práctica de la dieta mediterránea. Y si el país rey de la comida chatarra puede implementarla, definitivamente estamos frente a algo verdaderamente saludable.

Así que ya lo saben. Si están buscando alguna dieta que les permita mantenerse saludables pero sin relegar el gusto por la comida, la dieta mediterránea es su mejor opción.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario