La mano: El principal instrumento en la historia de la humanidad


Saludar, acariciar, tomar objetos y escribir son sólo algunas de las funciones que realiza la mano, una herramienta clave en la evolución humana porque permite relacionarse con el entorno y transformarlo. Es así como en el mundo de hoy puede verse prácticamente en todas partes “la mano del hombre”.

A lo largo de la historia, pintores y escultores han estudiado minuciosamente la anatomía de esta extremidad para reproducirla en sus obras, tarea nada de sencilla si se considera su compleja estructura, compuesta esencialmente por 27 huesos, además de músculos, tendones y ligamentos que permiten una amplia gama de movimientos y destrezas. A esto se suman vasos sanguíneos y linfáticos, junto con nervios sensitivos y motores.

Unida al antebrazo por la muñeca (carpo), la mano cuenta con una palma central y cinco dedos: el pulgar o “dedo gordo”; el índice; el dedo medio, también conocido como “mayor” o “cordial”; el anular y el meñique o “dedo pequeño”. Sus yemas o pulpejos son las áreas con más terminaciones nerviosas del cuerpo, lo que permite distinguir diversas texturas y temperaturas, a través del sentido del tacto.

Cada mano es controlada por el hemisferio opuesto del cerebro, es decir, la extremidad izquierda es regida por el derecho y viceversa. La mayoría de las personas tiene más destreza en su mano derecha (diestros), sin embargo, hay un grupo donde la izquierda es más competente (zurdos) y otros que pueden usar ambas indistintamente (ambidiestros).

Es así como, generalmente, la mano derecha tiene una mayor motricidad fina, lo que le permite realizar con mayor facilidad tareas como escribir una carta, pintar un cuadro o recortar un pedazo de género.

Principales enfermedades y tratamientos
Dentro de las patologías que afectan a la mano, las lesiones son quizás las más frecuentes y consisten generalmente en fracturas, luxaciones e incluso mutilaciones accidentales que requieren el reimplante de segmentos (dedos, manos y brazos).
Considerando que esta extremidad está integrada por pequeñas estructuras, algunos de estos traumas deben ser tratados mediante microcirugía, técnica que permite devolver la funcionalidad y estética a la mano, al reparar quirúrgicamente delicadas redes nerviosas y vasculares, como vasos con menos de dos milímetros de diámetro -lo que hace posible reimplantar miembros-, nervios periféricos y plexos nerviosos.

El Equipo de Mano y Microcirugía de Clínica Alemana cuenta con un equipo de traumatólogos con vasta experiencia en cirugía reconstructiva de mano, manejo del trauma, patología ortopédica, cirugía reumática y microcirugía.

Este grupo realiza anualmente más de 300 cirugías de diversa complejidad, utilizando tecnología de vanguardia, en implantes y técnicas quirúrgicas. Esto es complementado por un grupo adjunto de profesionales en rehabilitación, como kinesiólogos y terapeutas ocupacionales experimentados.

También tienen gran experiencia en el diagnóstico y tratamiento de patologías llamadas laborales -como las tendinitis- y otras relacionadas con los nervios periféricos, entre las que se encuentran el Síndrome del túnel carpiano y atrapamientos del nervio cubital, nervio radial y otros.

Asimismo, el uso de la cirugía mínimamente invasiva o artroscopía de pequeñas articulaciones, facilita diagnosticar y tratar lesiones deportivas como la ruptura del fibrocartílago triangular y el ligamento escafo-lunar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario