Lesiones deportivas en niños


Según las estadísticas del National Center for Catastrophic Sports Injury Research (Centro nacional para investigación de lesiones deportivas catastróficas), los cuatro deportes escolares más comunes con el riesgo mayor de lesiones de la cabeza incluyen fútbol americano, gimnasia, hockey sobre hielo y levantamiento de pesas. Con base en números absolutos, el fútbol americano tiene la incidencia más elevada de lesiones, pero en los sujetos muy jóvenes (5 a 14 años), el béisbol se acompaña de la tasa más alta de mortalidad de cualquier deporte de jóvenes con la menor cantidad de equipo de seguridad obligatorio.

Al igual que las heridas del ciclismo, los mejores equipos de seguridad y programas de educación escolares redujeron la incidencia y gravedad global de lesiones de la cabeza. Casi todos los traumatismos de la cabeza que atiende un médico incluyen, habitualmente, una concusión o molestias posconcusivas. La principal causa de muerte por lesiones atléticas de la cabeza es aún el hematoma intracraneal.

Lesiones deportivas en niños Medicina Deportiva

Síndrome de segundo impacto

El síndrome del segundo impacto consiste en tumefacción y herniación cerebral rápidas que ocurren cuando un atleta sufre una lesión de la cabeza, como una concusión o una contusión, y en seguida sufre una segunda lesión de la cabeza antes que se resuelvan los síntomas relacionados con la primera.

El segundo impacto puede ser inocuo y el atleta puede parecer atontado pero sin perder la conciencia. Sin embargo, en el transcurso de minutos tras la lesión secundaria el jugador tiene un colapso y evidencia pruebas clínicas de herniación cerebral. Se piensa que la fisiopatología se relaciona con una pérdida de la autorregulación cra neal que conduce a ingurgitación vascular. La mortalidad es casi del 50% y la morbilidad se aproxima al 100%.

En consecuencia, un atleta con síntomas por una lesión de la cabeza no debe participar en deportes de contacto o colisión en tanto no desaparezcan todos los síntomas cerebrales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicina Deportiva.




Deja un comentario