Los beneficios de la actividad física en la infancia


Correr, andar en bicicleta y jugar a la pelota son actividades que cada vez tienen menos popularidad entre los niños de hoy, quienes prefieren sentarse por horas frente a un computador y participar de competencias virtuales por Internet.

De esta forma, el sedentarismo gana terreno desde temprana edad, lo que sumado a los malos hábitos alimentarios, ha dado origen a niños con más enfermedades como diabetes, hipertensión arterial y obesidad. Esta última afecta al 19,4% de los menores, según datos publicados este año por el Ministerio de Salud.

Si esta tendencia continúa, las patologías crónicas que hoy padece la población -como las enfermedades cardiovasculares- aumentarán en forma alarmante hasta transformarse en los principales enemigos de los adultos del mañana.

Este desalentador panorama ha motivado, en diferentes partes del mundo, el desarrollo de investigaciones y actividades orientadas a colocar un freno a esta situación. Uno de los encuentros más importantes realizados sobre este tema fue el Congreso Infantil de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, que se realizó en Barcelona el año pasado.

En este encuentro se habló sobre la obesidad, nutrición y actividad física infantil, y se presentó una pirámide que detalla las actividades recomendadas y con qué frecuencia se deben realizar.
La doctora Patricia Salinas, pediatra de Clínica Alemana, explica cómo la actividad física contribuye a una mejor calidad de vida y orienta a los padres para que contribuyan a formar chilenos no sedentarios.

¿Cuáles son los beneficios de practicar actividad física desde pequeños?
La actividad física es un seguro de vida y si se enseña a los niños a adquirir el hábito del ejercicio a una edad temprana, las probabilidades de que sea un adulto con un mejor estilo de vida son mayores que las de una persona que ha sido inactiva.

Practicar actividad física es importante para la prevención de patologías cardiovasculares, obesidad, diabetes mellitus y osteoporosis, entre otras. El juego activo no sólo hace niños más sanos, sino que les ayuda a concentrarse mejor en el colegio, facilita el descanso y combate el estrés, dado que produce una sensación corporal y psicológica de bienestar.

Además, a través del ejercicio realizado en forma intencionada, estructurada, regular y sostenida, como la práctica de deportes- los niños aprenden a asumir ciertas responsabilidades, comprenden y acatan las normas establecidas, y vivencian los éxitos y fracasos.

¿A qué edad es recomendable que comiencen a realizar actividad física?
Desde los dos años. Hasta los cinco, lo ideal es que practiquen actividad física en forma espontánea y entretenida, como correr, subirse en juegos infantiles y andar en triciclo o bicicleta. En tanto, los mayores de seis años y hasta la adolescencia, pueden hacer ejercicios más intensos como saltar la cuerda, hacer carreras, trepar árboles, subir escaleras y participar de bailes entretenidos prolongados. Lo ideal es alternar estas actividades con otras más moderadas, como caminatas rápidas al colegio y trotes.
¿Qué ejercicios o deportes es conveniente evitar en la infancia?
Más que evitar es aconsejable diversificar las actividades y no someter a los niños a ejercicios intensos durante periodos prolongados.

¿De qué manera los padres pueden incentivar a sus hijos a realizar actividad física?
Deben realizar actividades para padres e hijos, como caminar, hacer tareas del hogar, practicar juegos activos o pasear al perro. Es importante que ellos prediquen con el ejemplo, que promuevan la práctica de ejercicios tanto en la casa como en el colegio.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




One Response to “Los beneficios de la actividad física en la infancia”

  1. dan Dice:

    buenisima informaciòn, demaasiado buena :D:D:D:D:D:DD:D:DD: me ayudo demasiado pàrami actividad!


Deja un comentario