Mordedura de viuda negra en los recién nacidos


Las arañas viuda negra, Latrodectus mactans, “la asesina”, son tejedoras de tela que se encuentran en todo Estados Unidos. Sólo las hembras de cinco especies de viuda negra son peligrosas. Se identifican por una mancha roja con forma de reloj de arena en el abdomen. El principal efecto del veneno es neurotóxico y provoca espasmo local y generalizado. Esta reacción está mediada por el agotamiento de la acetilcolina en las terminaciones nerviosas motoras y la liberación de catecolaminas en las terminaciones nerviosas adrenérgicas. La mordedura causa dolor inmediato. La herida se delimita y forma una roncha con eritema, piloerección y cianosis local, lo que da lugar a la denominada lesión en diana.
La progresión de los síntomas generalizados puede ser rápida y la principal molestia casi siempre es el cólico abdominal, no el dolor en la herida. Es más probable que los niños pequeños tengan una mayor reacción sistémica que los mayores o los adultos. Por lo regular, el tratamiento es sintomático, con narcóticos para el alivio del dolor y relajantes musculares, como el diacepam, para el espasmo muscular. El alivio con diacepam es mayor al que se obtiene con el gluconato de calcio. Existe un antídoto (preparado con suero de caballo) específico para el envenenamiento por viuda negra; actúa rápidamente y alivia los síntomas; las más de las veces sólo se requiere una ampolleta. Se administra en 50 a 100 ml de solución de glucosa al 5% durante 30 minutos. Sin embargo, en una serie grande de revisión de mordeduras por viuda negra, el único deceso ocurrió por broncospasmo como reacción al antídoto.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario