MORTALIDAD Y SOBREVIDA en recién nacidos


En el NPTR se ha docu-mentado bien la mortalidad global por traumatismo en el grupo de edad pediátrica. Anualmente, 22 000 niños mueren por traumatismos, lo que explica 1.9% de todos los niños traumatizados. Sin embargo, 3.2% del total de niños hospitalizados sucumbe a sus lesiones. La diferencia representa los que mueren antes de entrar al sistema de atención de la salud, es decir, en el lugar de los hechos.
Se ha alterado la valoración de los resultados en el grupo de edad pediátrica por normas desarrolladas para los adultos. También se ha limitado la capacidad de valorar el efecto de la lesión o de la efectividad del tratamiento utilizando los datos de mortalidad. Debido a que el índice de esta última en niños lesionados es muy bajo (3.2%), el uso de la mortalidad como una medición del resultado final, que requiere cifras mayores de niños, no proporciona información útil.
Los datos del NPTR, que suministran información sobre el resultado final de una lesión definido por el número de limitaciones funcionales al momento del alta hospitalaria, permitieron una valoración más adecuada de la intervención terapéutica. El 58% de los niños lesionados hospitalizados abandona el hospital sin limitación alguna de sus actividades funcionales (fig. 15-6); el 34% lo hace con una a tres limitaciones y el 5% con cuatro a 10 de ellas. En la figura 15-7 se indican las limitaciones específicas de órgano que resultan de la lesión o de su tratamiento. En la figura 15-8 se relacionan las especificidades de funciones limitadas basadas en el número de limitaciones en el egreso. Es obvio que los niños que tienen de cuatro a 10 limitaciones sufrieron por lo general heridas de la cabeza; en cambio, quienes dejaron el hospital con una a tres suelen tener anomalías ortopédicas, que se resuelven con el tiempo.
Por último, la mortalidad del 3.2% en niños lesionados comparada con la del 10% de los adultos implica que es satisfactorio el resultado final actual del tratamiento de los traumatismos pediátricos. La valoración del resultado final en el niño lesionado se lleva a cabo con frecuencia mediante un escrutinio minucioso del expediente del paciente como intento para identificar errores en el proceso terapéutico.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario