Muerte cerebral en niños


Los criterios para la muerte cerebral varían de un estado a otro y se ajustan a los estándares de cada comunidad. En el Primary Children’s Medical Center en Salt Lake City, Utah, los pacientes deben satisfacer los criterios siguientes antes de determinar muerte cerebral. Primero, el médico debe establecer la causa aproximada del coma y comprobar que la valoración clínica se complica por alteraciones no susceptibles de tratamiento, como hipotermia, choque, envenenamiento por sustancias tóxicas o trastornos metabólicos. Deben coexistir coma y apnea y el paciente mostrar pérdida total de la conciencia, vocalización y actividad voluntaria. Es necesario determinar la falta de función del tallo encefálico con los criterios enumerados a continuación:
1. Ausencia del reflejo pupilar ala luz.
2. Ausencia del reflejo corneal.
3. Ausencia del reflejo oculocefalógiro (respuesta de ojos de muñeca).
4. Ausencia del reflejo oculovestibular (estimulación calórica con agua helada).
5. Ausencia del reflejo faríngeo o tusígeno.
6. Ausencia de respiraciones espontáneas según los
protocolos de pruebas de apnea estandarizadas.B7
Se requieren dos exámenes separados para declarar muerte cerebral. El intervalo entre estas valoraciones es específico para la edad y no debe haber un cambio importante del estado neurológico. La muerte cerebral puede confirmarse por falta de riego intracraneal demostrada mediante un angiograma con radionúclidos o cerebral. Se recomiendan electroencefalogramas en niños menores de un año de edad cuando no se obtiene la confirmación mediante estudios que demuestran la ausencia de irrigación cerebral. Es esencial la comunicación apropiada con los padres, el familiar siguiente o el tutor legal. Si existe la posibilidad de complicaciones legales relacionadas con la lesión del paciente, como sospecha de homicidio o abuso infantil, debe posponerse la supresión del apoyo de órganos hasta que pueda consultarse a la oficina del forense.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario