Neuroimágenes después de una lesión en la cabeza de un niño


En casos de LCT, la principal modalidad de imágenes cerebrales es la tomografía por computadora (TC) sin contraste.37 Este estudio demuestra de manera adecuada la mayor parte de la anomalía que daña el cráneo, la duramadre y el cerebro subyacente de un niño. Debido a que la fase secundaria de la lesión puede incluir el desarrollo de un coágulo latente, contusión o hidrocefalia, debe repetirse el estudio de TC en casos de declinación neurológica, falta de mejoría o PIC creciente inexplicable. Las radiografías simples del cráneo tienen una aplicación limitada.
Las imágenes de resonancia magnética (IRM) permiten valorar mejor la fosa posterior y lesiones más pequeñas del parénquima, como una lesión por desgarro, que no se observan bien en el estudio de TC.37,38 Es esencial para la documentación legal en casos de sospecha de abuso infantil. Debido a que en la IRM no se observa bien una hemorragia aguda, es mejor llevar a cabo este estudio unos cuantos días después de la lesión. Esta modalidad de imágenes debe reservarse para niños clínicamente estables y puede indicar mejor la recuperación funcional a largo plazo.
Durante la reanimación es obligatorio obtener de inmediato una radiografía lateral adecuada del raquis cervical. Aunque en niños la lesión de la médula espinal ocurre con una frecuencia 50 a 100 veces menor que la de la cabeza, una serie del raquis cervical apropiada no descarta la posibilidad de una alteración considerable de la médula.11 El 25 a 60% de las lesiones infantiles de la médula espinal ocurre sin ninguna anormalidad radiológica.39 Los autores prefieren obtener radiografías completas del raquis cervical, incluidas las imágenes en flexión y extensión, antes de quitar el collar cervical. En el paciente que no responde o el letárgico, esto quizá amerite obtener las placas bajo control fluoroscópico. La IRM es la modalidad de selección más eficaz para valorar posibles lesiones quirúrgicas de la médula espinal; el estudio de TC con agente de contraste o sin él es útil para estimar la alteración de elementos óseos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario