Problemas quirúrgicos en la extracción de cuerpos extraños en los recién nacidos


Es esencial que el cirujano y el anestesiólogo tengan una breve discusión sobre el plan para la extracción del cuerpo extraño en la vía respiratoria. La naturaleza del cuerpo extraño y su localización sospechada ayudan a ambas partes a comprender las maniobras necesarias para extraerlo y los problemas que deben evitarse. Esta preparación puede acortar mucho la duración y aumentar la precisión y seguridad del procedimiento. La posición efectiva del paciente puede prevenir que el pulmón “sano” se contamine con el pus que se libera cuando se retira un cuerpo extraño bronquial antiguo. La inducción anestésica con mascarilla y el rociado con aerosol de las cuerdas vocales con anestésico local reducen la probabilidad de espasmo laríngeo durante la introducción del endoscopio, pero es posible que el anestésico interfiera con los cultivos bacterianos si se rocía la vía respiratoria. La hipoxia y la bradicardia se previenen con la reposición del broncoscopio en la tráquea si el anestesiólogo avisa al cirujano que la saturación va en descenso. El vigor con el que se ventile al niño puede disminuirse en forma inadvertida cuando el cirujano pretende remover el objeto y tiene el endoscopio alojado en la parte distal del bronquio. Mientras más pequeño y enfermo esté el paciente’, más importante se vuelve la competencia de la vía respiratoria para el bienestar del niño y también se torna más relevante la comunicación entre el cirujano y el anestesiólogo.
La extracción broncoscópica del cuerpo extraño debe efectuarse con tanta atención a la técnica estéril como sea posible. La cabeza se envuelve con toallas estériles. Los labios y dientes se protegen contra las lesiones. El endoscopio casi siempre se introduce con el laringoscopio para exponer la glotis. Tal vez sea necesario girar el broncoscopio 90° para pasar las cuerdas vocales. El endoscopio debe ser lo bastante pequeño para evitar el traumatismo durante la introducción. El cirujano puede observar el paso del endoscopio por la glotis al mirar por un lado del endoscopio o a través del telescopio. La rotación o extensión de la cabeza facilita en ocasiones el paso, si la tráquea parece desviada hacia algún lado.
La localización del cuerpo extraño no siempre es tan sencilla como pudiera parecer. La reacción tisular, sangre, secreciones y anestesia incompleta que se requiere por la enfermedad pulmonar concomitante pueden convertir la identificación del cuerpo extraño en un asunto de aspiración e irrigación. Es fácil que la aspiración demasiado vigorosa impacte el objeto en una parte más distal del bronquio, donde sería imposible abrir las mandíbulas del sujetador. En caso de objetos lisos, se puede pasar una sonda de Fogarty con globo más allá del objeto, se insufla el globo y se atrae el cuerpo extraño hasta un punto en que pueda sujetarse con las mandíbulas de la pinza. En el caso raro de que la impacción distal imposibilite la extracción endoscópica del objeto, son necesarias la toracotomía y broncotomía. En ocasiones, la resección segmentaria o lobular es la única alternativa práctica para extraer un cuerpo extraño impactado en un bronquio.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario