REACCION INMUNITARIA en quemaduras en recién nacidos


Cuando se ha violado la integridad estructural de la piel, el sistema inmunitario específico defiende la brecha. Esta segunda línea de defensa consiste en elementos celulares y séricos. Los elementos celulares son neutrófilos y macrófagos; los elementos séricos consisten en los sistemas de coagulación y fibrinolítico, complemento y fibronectina. Inmediatamente después de la lesión, se activan la cascada de la coagulación y los sistemas fibrinolítico y de complemento. Los fragmentos C3A y C5A incrementan la permeabilidad vascular y sirven como quimiotácticos para reclutar neutrófilos y monocitos circulantes hacia el área. Los factores séricos sirven como opsoninas, que facilitan la fagocitosis de los microorganismos invasores por los neutrófilos y los monocitos. Los factores de coagulación sellan los linfáticos y retardan el flujo sanguíneo eferente para delimitar los microorganismos invasores y prepararlos para su destrucción por los elementos celulares.
La tercera línea de defensa es específica. Por lo general, se puede dividir en linfocitos derivados del timo y linfocitos procedentes de la médula ósea. Los linfocitos B participan en la producción de anticuerpos específicos, que pueden atacar bacterias o células, y las preparan para la fagocitosis por los elementos celulares o los pueden oponer al sistema de complemento, que puede lisar directamente bacterias en ausencia de una célula fagocítica. El macrófago procesa antígeno y lo presenta al linfocito T, que se activa. Esta célula T activada libera linfocinas, que estimulan a las células B para producir anticuerpos específicos. Las células T activadas también tienen la capacidad de liberar mediadores que pueden estimular y mejorar la fagocitosis de los macrófagos, acelerar la producción de células destructoras, que atacan a las células blanco cubiertas de anticuerpos, y producir células T supresoras. Si existe una mayor producción de células T supresoras, el procesamiento de los antígenos y la liberación subsecuente de linfocina se suprime y la reacción inmunitaria se detiene.
La supresión inmunitaria en los pacientes con quemaduras es un fenómeno bien comprobado. Los cambios inmunológicos incluyen disminución de la fagocitosis por los neutrófilos, capacidad de eliminación de neutrófilos, quimiotaxis neutrofílica, actividad de macrófagos, reacción linfocitaria a la estimulación por mitógenos, e interleucina 2, fibronectina y gammaglobulina y un incremento de la actividad de las células T supresoras. El prospecto de la modulación inmunitaria y la delineación de toxinas circulantes inmunitarias pueden reducir en forma significativa las muertes consecutivas a sepsis en sujetos quemados.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario