Reanimación después de una lesión en la cabeza de un niño


Los objetivos fundamentales de la reanimación en un niño con lesión de la cabeza son restablecer un volumen sanguíneo circulante adecuado, asistir la presión arterial, oxigenación adecuada y ventilación apropiada. De manera característica, estos objetivos se llevan a cabo dentro de la estructura del protocolo de Apoyo avanzado para la vida en traumatismos. Los valores normales de la PIC que suelen aceptarse varían según sea la edad de los pacientes. En lactantes, la PIC normal es menor de 5 mmHg; en niños mayores es inferior a 10 mmHg y en adolescentes no debe rebasar los 15 mmHg. Es difícil establecer en qué punto debe iniciarse el tratamiento del aumento de la PIC, pero una guía aceptada habitualmente señala que los incrementos sostenidos de la PIC mayores de 20 mmHg deben tratarse de manera intensiva.
Las presiones normales que definen el riego cerebral adecuado también son específicas de la edad. Las PRC aceptables para lactantes menores de un año de edad son mayores de 50 mmHg. En la mayoría de los niños y adolescentes la PRC debe ser cuando menos de 50 mmHg. En la bibliografía sobre traumatismos neurológicos en adultos existen pruebas que indican que la conservación de una PRC mayor de 70 mmHg mejora el resultado final. Las dos prioridades de la reanimación y el tratamiento neurológicos de un niño con una LCT son controlar la PIC y optimizar la PRC.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario